El dolor de rodilla, sus causas y tratamientos

¿Notas un crujido cuando te levantas de la cama o de la silla donde estuviste largo rato sentado? ¿Cuándo vas a caminar sientes una ligera incomodidad? Eso es lo que antecede al dolor de rodilla y no te preocupes, no es algo que tengas que ocultar y tampoco es signo de envejecimiento, simplemente se trata de algo común que sucede en todas las edades por distintas causas y que, en alguna que otra ocasión, puede conllevar un problema de salud interno incluido. La inflamación del cartílago o de las articulaciones son los síntomas más comunes. Pero hay más. Te contamos todo lo que debes saber sobre el dolor de rodilla y las lesiones que puede provocar a continuación. ¿Una de las más comunes? La de menisco.

¿Qué es el dolor de rodilla?

El dolor de rodilla es un malestar que se puede presentar en personas de cualquier edad, puede tratarse de alguna lesión, el paso del tiempo o, simplemente, puede ser una alerta de que tu cuerpo acepta más peso del necesario. Y es que, las extremidades inferiores deben soportar el peso de todo el cuerpo y, en las rodillas se encuentra la parte principal que permite el movimiento. En ella se conecta el muslo con la pierna y además también sirve de punto de unión entre la tibia, el peroné y el fémur que es el hueso más largo del cuerpo humano.

Si tienes molestias en tus rodillas podría ser por alguna de estas causas comunes:

Lesiones

Las lesiones son muy comunes en las rodillas y hay de distintos tipos como:

  • Lesión del ligamento cruzado anterior. Es uno de los cuatro ligamentos que conectan la tibia con el fémur y es muy frecuente en quienes juegan a baloncesto, fútbol o deportes similares.
  • Fracturas, desgarros de meniscos, tendinitis rotuliana o bursitis de la rodilla que se presentan en los huesos, cartílagos o ligamentos e incluso pueden afectar también los tendones. El menisco es lesión muy popular entre los corredores. En cualquier movimiento de la articulación puede llegar a dañarse. La cirugía de menisco es sencilla y en un mes se puede recibir el alta sin problemas.

Problemas mecánicos

Se trata de este tipo de problemas que afectan el correcto funcionamiento de la rodilla y también hay varios tipos:

  • Cuerpos sueltos: tras una fractura o alguna lesión se pudo haber quedado algún fragmento de hueso suelto en la articulación y se atraviesa, dificultando su movimiento el buen funcionamiento del cartílago.
  • Síndrome de la banda iliotibial: la banda de tejido que va desde la cadera hasta la parte de atrás de la rodilla se tensa y roza con la parte externa del fémur. Es frecuente en los corredores.
  • Dislocación de rótula: ocurre cuando el hueso triangular que está en la parte delantera de la rodilla se desplaza de su posición normal, en ocasiones es tal el movimiento que es fácil verlo a simple vista.
  • Dolor de cadera o de pies: normalmente las personas que tienen dolores en las caderas o en los pies cambian su forma de caminar para aliviar un poco molestias. Este cambio termina por afectar las rodillas, causando malestar y dañando o inflamando la zona del cartílago.

Artritis

Hay muchos tipos de artritis, pero las que pueden afectar más comúnmente a las rodillas son:

  • Artrosis: se presenta cuando hay un deterioro del cartílago de la rodilla bien sea por el uso o por la edad.
  • Artritis reumatoide: esta es una enfermedad crónica que puede afectar cualquier articulación del cuerpo, incluyendo las rodillas, es degenerativa y puede aparecer y desaparecer repentinamente.
  • Seudogota: Este tipo de artritis es la acumulación de cristales que contienen calcio de nuestras articulaciones, principalmente en las rodillas.
  • Artritis séptica: ocurre cuando la articulación de la rodilla se infecta y esto ocasiona hinchazón, enrojecimiento y en la mayoría de las ocasiones fiebre.

Debes saber que existen ejercicios que puede recomendar el médico para intentar solucionar estos problemas de salud.

¿Cómo se diagnostica el dolor de rodilla?

Aunque es muy fácil de identificar, sobre todo en el caso de rotura de rótula o de menisco. Eso sí, de un diagnóstico correcto dependerá el éxito del tratamiento que se aplique para aliviar. Sabes que algo pasa porque te incomoda la sensación, sin embargo, tienes que estar atento a estos síntomas y acudir al médico si los presentas:

  • Sientes que no puedes soportar el peso de la rodilla.
  • Te duele intensamente aunque no estés apoyando la pierna.
  • Si la rodilla no te responde, se dobla o hace chasquidos.
  • Si se te inflama mucho o notas algunas protuberancias y aumento de temperatura en la zona.
  • Si sientes entumecimiento, hormigueo o las notas de color azulado.
  • Si tras aplicar tratamientos caseros el dolor no ha cedido luego de 3 días continuos.

Tratamientos para el dolor de rodilla

Los tratamientos para curar el dolor de rodilla son muy variados y , una gran cantidad de ellos, son de aplicación casera, si no hay una complicación mayor que requiera una intervención médica. También puedes optar por ejercicios que te ayuden a mejorar las articulaciones. Ahora te contamos los remedios caseros o naturales y las soluciones médicas que se pueden aplicar, según la gravedad de tu lesión y que se realizan directamente en la propia articulación o en el cartílago.

Remedios caseros naturales recomendados para el dolor de rodilla

Los remedios naturales son los más comunes, a continuación te explicamos algunos tratamientos que puedes aplicar en casa y que te ayudarán muchísimo a mejorar.

  • Compresas frías: este es quizás uno de los tratamientos caseros más usados para casi cualquier tipo de dolencia. Consiste en aplicar una compresa con hielo en la zona afectada durante unos cuantos minutos para bajar la inflamación.
  • Compresas calientes: exactamente el mismo método, pero en lugar de usar hielo se paños humedecidos en agua caliente o en su defecto bolsas térmicas.
  • Tratamiento de frio y calor: es básicamente una combinación de los dos métodos anteriores que ayuda a reactivar la circulación en la zona afectada y a reducir la inflamación en las rodillas afectadas.
  • Compresas con salvia: Funciona muy bien gracias a las propiedades antiinflamatorias de esta planta. Solo debes humedecer un paño fino con agua tibia y colocar un puñado de hojas de salvia y apretarlo muy bien. Colócalo como compresa en la zona afectada durante unos 10 minutos para que la planta penetre en la piel.
  • Cataplasma de sábila: para prepararla solo necesitas una penca de sábila. Retiras el cristal (la parte transparente), lo cortas en cuadros pequeños y lo colocas en la licuadora con cáscara de naranja. A esa mezcla, al estar lista le agregas una tacita de miel y una de barro rojo o arcilla. Esa pasta resultante la aplicas en la rodilla y dejas secar por 10 minutos y luego enjuagas con agua tibia.
  • Semilla de aguacate: las propiedades del aguacate son muy conocidas, hasta la semilla es útil. En este caso lo que debes hacer es dejar secar muy bien la semilla y luego triturarla hasta convertirla en polvo, la mezclas con miel caliente y la aplicas como crema en la zona de la rodilla, esto ayudará a aliviar el dolor, sobre todo si es a nivel de tendones, articulaciones o ligamentos.
  • Agua de guayaba: el resultado de este remedio natural lo verás a largo plazo. Debes picar 4 guayabas maduras y agregarlas en un litro de agua hervida. Lo dejas reposar por 3 horas y luego lo comienzas a tomar como agua común. Debes hacerlo por mínimo 15 días.
  • Masaje con limón: es quizás el más simple de los tratamientos naturales, solo debes picar un limón a la mitad y darte un masaje en la zona afectada, pero ten cuidado de no exponerte luego al sol porque se te podría manchar la piel.
  • Tratamiento de acupuntura: por lo general la aplicación de acupuntura en la zona adolorida puede ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación, en caso de que exista.

Medicinas y tratamientos convencionales para el dolor de rodilla

Dependiendo de la causa el médico te aconsejará qué medicamento es el adecuado para reducir el dolor. El uso de férulas o dispositivos similares también podría recomendar una cirugía para los casos más serios.

Los medicamentos que más comúnmente se recomiendan para el dolor de rodilla, sobre todo cuando es producido por la seudogota son el ibuprofeno, la aspirina y el naproxeno. También hay terapias para el dolor que te podrían recomendar que pasan por, como te hemos dicho, ejercicios que mejorarán la salud de tu rodilla.

También hay inyecciones, principalmente de corticoesteroides que ayudan a aliviar el dolor y reducir los síntomas de la artrosis por unos meses y de ácido hialurónico que se aplica directamente en las membranas dañadas para aliviar el dolor y lubricarlas. Este tratamiento puede tener una duración de unos 6 meses a un año.

Por último, siempre está la opción de la cirugía, pero antes de tomar esta decisión es mejor que pruebes con otras terapias y rehabilitaciones no quirúrgicas para corregirel problema y solo si éstos no funcionan acude a un especialista y determina el tipo de cirugía que necesitas.

El dolor de rodilla, sus causas y tratamientos
Media de votos