Dolor en la planta del pie: Fascitis plantar

Cuando después de un largo día de trabajo o de una actividad extenuante en la que estuviste mucho tiempo de pie comienzas a sentir un dolor en la planta del pie, lo más seguro es que te encuentres frente a una fascitis plantar, es decir que se te haya inflamado la fascia plantar.

¿Qué es el dolor en la planta del pie?

El dolor en la planta del pie es esa molestia incómoda que suele comenzar en el talón y extenderse a lo largo de otras zonas del pie, imposibilitando en algunos casos el apoyo del peso corporal sobre los mismos. La causa más común del dolor en la planta del pie es la inflamación de la fascia plantar, tal como mencionamos al principio.

La fascia plantar es una banda gruesa de tejido que se extiende a lo largo de la planta del pie y conecta los dedos con el calcáneo, también es la que contribuye a crear y dar forma al arco del pie. Cuando está inflamada puede causar un fuerte dolor en el talón o en la parte frontal del pie (la más cercana a los dedos), pues suele ser la que está en contacto directo con el piso y carga mayor peso sobre sí.

Esta inflamación puede darse por muchas razones, entre ellas seleccioné las más comunes, seguramente la causa de tu dolor también se encuentra entre estas:

  • Permanecer mucho tiempo de pie (más de lo que acostumbras).
  • Alguna deformidad en la planta del pie que puede ser desde el nacimiento o que se haya desarrollado a lo largo del tiempo.
  • Alguna lesión o llaga producida por un calzado poco adecuado.
  • Si tienes problemas con la forma del arco del pie (pie plano o arco demasiado alto).
  • Has aumentado de peso repentinamente.
  • Estás embarazada (en el caso de las mujeres).
  • No has estado usando el calzado adecuado para la actividad que realizas (por ejemplo: no has ido a correr con zapatos deportivos).

Si encontraste una de las causas para tu dolor de planta del pie, genial, estás dentro del promedio, pero también hay otras causas para este dolor que son menos comunes y a las que debes prestar atención cómo:

  • Daño nervioso a raíz de la diabetes.
  • Verrugas plantares que se han producido por exceso de tensión.
  • Artritis y gota (suelen presentarse mayormente hacia la zona de los dedos y en las personas de edad avanzada).
  • Fracturas óseas que se ven reflejadas en un intenso dolor en el talón.
  • Neuroma de Morton que es un engrosamiento del tejido nervioso, sobre todo el que está más próximo a los dedos.

Dependiendo de los síntomas y de la duración del dolor, es recomendable que acudas con un especialista, pues si es causado por alguna enfermedad como la diabetes, debes prestar mucha atención y recibir el tratamiento adecuado para dicha enfermedad, para que el dolor que sientes en la planta del pie pueda aliviarse. En otros casos bastará con reposo, algo de hielo y masajes.

¿Cómo se diagnostica?

Como ya te mencioné, normalmente la causa del dolor en la planta del pie es una inflamación de la fascia plantar, por lo que no será necesario acudir al médico para un diagnóstico o evaluación, ya que es muy fácil saber que se debe a agotamiento si has realizado alguna actividad que requiera un esfuerzo extra de tus pies, y eventualmente es algo que con reposo pasará.

Sin embargo, si transcurridas dos semanas de reposo el dolor en la planta del pie no ha cedido, ni siquiera con tratamientos caseros, entonces será recomendable que acudas al médico. El médico que te revisará una posible lesión en el pie y te ayudará a realizar un diagnóstico es el ortopedista.

Él te examinará primero de forma física, para detectar alguna lesión o herida y de no encontrar la causa con este examen es posible que te ordene otros más especializados como:

  • Radiografías o rayos x para determinar si hay alguna fractura o lesión ósea.
  • Resonancia magnética para poder identificar en profundidad si hay alguna lesión en los tejidos o a nivel muscular.
  • Tomografía computarizada que le ayudará a ver mejor el estado de los ligamentos y tendones.
  • Algún examen eléctrico para determinar el funcionamiento de las terminaciones nerviosas que se encuentran en la planta del pie.
  • Es posible que también te ordenen algún examen de sangre para medir tu producción de glucosa, pues es sabido que una de las zonas más afectadas en el cuerpo de los diabéticos es la planta del pie.

Si tras realizar estos exámenes el ortopedista determina que la causa de tu dolor en la planta del pie es por otra enfermedad ajena a su especialidad, entonces lo más probable es que te remita con el especialista indicado para tratarla que puede ser un endocrino, en caso de tratarse de diabetes, un traumatólogo, en caso de tratarse de un problema óseo o un neurólogo si se descubriera algún trastorno nervioso.

Tratamientos para el dolor en la planta del pie

El dolor en la planta del pie no requiere de tratamientos mágicos o misteriosos, normalmente se tratará de una inflamación que pasará con reposo o cambio de actividad y uso de zapatos adecuados. Sin embargo, hay algunos cuidados que puedes tener en casa y algunas plantas que ayudarán a acelerar el proceso de recuperación.

Así mismo, si la causa ya es algo más que la simple inflamación de la fascia plantar (Fascitis plantar), entonces hay algunos tratamientos que puede recomendarte el médico y que te ayudarán a mejorar. A continuación te menciono ambas opciones para que las tengas presentes en el momento de tratar tu dolor en la planta del pie.

Remedios naturales recomendados

Normalmente el reposo es el tratamiento casero más recomendado para aliviar el dolor en la planta del pie, pero también hay otros cuidados que puedes tener y algunos “trucos” que puedes poner en práctica para hacer que pase el dolor más rápido. Algunas de las recomendaciones que tengo para ti son:

  • Intenta mantener tus pies en alto durante un buen tiempo o recuéstate colocando los pies sobre una almohada de modo que queden más altos que tu cabeza.
  • Colocar los pies en agua tibia con sal es un remedio que siempre recomiendan las abuelas y que resulta ser infalible para reducir la inflamación de la fascia plantar.
  • Quédate descalzo el mayor tiempo posible, el pie descansará más si no tiene ningún calzado presionándolo.
  • Aplica hielo o coloca los pies sobre hielo, esto ayudará también a reducir la inflamación.
  • Usa almohadillas en los pies cuando tengas que ponerte calzado, de modo que puedas evitar el roce y la irritación que éste produce.
  • Coloca una botella en el suelo y deslízala con el pie adolorido, de esta forma estarás dando un masaje a la fascia plantar.
  • Procura hacer ejercicios de estiramiento de los dedos del pie con la ayuda de tus manos.

Ahora bien, si lo que quieres es algo que puedas tomar o que te puedas colocar, a continuación te recomiendo algunas plantas y aceites que puedes utilizar bien sea para tomar o para colocar en tus pies:

  • Pepino: tiene propiedades antiinflamatorias que te ayudarán a relajar los pies. Prepara un jugo de pepino y sumerge los pies en él por 15 minutos, puedes dar un masaje mientras tanto si lo deseas.
  • Aceite de oliva: también te ayudará a reducir la inflamación, solo debes hacerte un masaje con él y listo.
  • Manzanilla: es muy conocida por sus propiedades antiinflamatorias. Prepara una infusión de manzanilla y sumerge los pies en ella mientras esté aún caliente (tanto como puedas soportar). Repítelo todas las noches por una semana.
  • Vinagre de manzana y aceite de almendras: mezcla a fuego lento media taza de agua con media taza de manzana y añade una cucharada de aceite de almendras. Deja reposar y luego sumerge los pies por 20 minutos. Te ayudará a aliviar la inflamación.
  • Menta: puedes preparar una infusión de esta planta, sumergir los pies en ella y te ayudará a relajar, calmar el dolor y reducir la inflamación.
  • Aceite de eucalipto: tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias que te ayudarán a calmar el dolor. Solo debes agregar 10 gotas a un litro de agua tibia, sumergir los pies por 20 minutos y al retirarlos abrigarlos con unos calcetines.
  • Aceite de lavanda: sus propiedades antiinflamatorias ayudan a aliviar la zona afectada. Prepáralo igual que el aceite de eucalipto y haz el mismo procedimiento.

Adicional a estos cuidados caseros cuando ya tienes dolor en la planta del pie, puedes tomar medidas preventivas para que no aparezca o para que no se repita, algunas de éstas medidas son:

  • Intenta controlar tu peso.
  • Evita los zapatos muy estrechos en la punta o los de tacón muy alto.
  • Procura calentar antes de hacer ejercicios y luego hacer una rutina de enfriamiento y estiramientos al terminar.
  • Busca ejercicios que te permitan fortalecer el pie y así puedas reducir el riesgo de dolor.
  • Usa zapatos que tengan suficiente espacio alrededor del pie, los zapatos muy ajustados no son recomendables.
  • Reemplaza con frecuencia tus zapatos deportivos, suelen gastarse muy rápido y deformarse.
  • Usa zapatos adecuados cuando hagas deportes, evita correr con zapatos que no sean para correr.

Medicinas y tratamientos convencionales para el dolor de la planta del pie

Si transcurrida una semana el dolor en la planta del pie no ha cedido, aunque hayas guardado reposo y hayas tenido todos los cuidados que te recomendé anteriormente, entonces es el momento de ir al médico. Una vez que te haya hecho un diagnóstico apropiado, lo más seguro es que te recomiende alguno de estos tratamientos:

  • Medicamentos antiinflamatorios: normalmente la fascitis plantar o inflamación de la fascia plantar suele ceder tomando algunos antiinflamatorios que incluso pueden ser de venta libre como el ibuprofeno o el paracetamol.
  • Inyección de corticoesteroides: si los antiinflamatorios no han funcionado en tu caso, el médico puede optar por colocarte una inyección de corticoesteroides en la planta del pie, hacia la zona del talón o donde le indiques que hay mayor intensidad del dolor.
  • También puede recomendarte la utilización de una férula nocturna que te ayude a mantener estirado el tendón de Aquiles y la pantorrilla durante la noche y de ese modo reducir la tensión en la fascia plantar.
  • Otra cosa que podría indicarte es el uso de aparatos ortopédicos en los zapatos para mejorar la forma de tu arco del pie y reducir el dolor permanentemente.

Es importante que sepas que aunque el dolor en la planta del pie suele aliviarse con mucho reposo y cambio de zapatos y rutina, debes prestar atención a los síntomas prolongados, pues podría indicar que tienes alguna otra enfermedad a la que debas prestar atención.

Dolor en la planta del pie: Fascitis plantar
Media de votos