Dolor de los pies

¿Tienes dolor de los pies? Podrían ser muchísimas las causas si prestamos atención a los síntomas. Hay motivos que son simples, como el cansancio, y otros que pueden ser más complicados como la artrosis o la fascitis plantar. Los problemas en esta zona pueden llegar a causar verdaderos problemas al caminar y serán necesarios ejercicios básicos para solucionarlo y mucho reposo.

¿Qué es el dolor de los pies?

El dolor de los pies es esa molestia o cansancio que se produce en uno o los dos pies y genera una sensación incómoda que imposibilita caminar normalmente, no siempre tiene que ser por algún tipo de lesiones. Esto suele ocurrir porque en el pie se concentran 28 huesos, 33 articulaciones, un poco más de 100 ligamentos y además también tiene más de 40 músculos y tendones. En algún momento, alguna parte puede fallar provocada por alguna causa de las que te contaremos a continuación.

Los pies suelen presentar dolor con mucha frecuencia en cualquiera de sus partes: hacia los dedos, en la planta, en el talón, en los laterales, en el dorso, en los tobillos e incluso en los dedos propiamente. Es muy importante que le prestes atención a este dolor, pues de ellos depende que tengas libertad para moverte y realizar tus actividades diarias.

¿Cómo se diagnostica?

Este tipo de dolor normalmente no requiere de atención médica inmediata, a menos que, como en muchos otros dolores musculares de frecuente aparición, se vuelva crónico al punto de imposibilitar el movimiento y no mejore con reposo durante más de 3 días. También necesitarás tratamiento en caso de rotura o en la zona del talón de aquiles, zona muy dañada por los corredores.  Lo importante cuando acudas al médico es que consiga conocer las posibles causas para poder ofrecerte un tratamiento adecuado para solucionar cuanto antes los problemas de salud relacionados con esta parte tan importante de tu cuerpo. Ahora te contamos cuáles son esas causas comunes.

  • Intoxicación de los tejidos. No nos referimos a los tejidos propios del pie, sino de los que vienen de órganos de otras partes del cuerpo. Este motivo se encuentra entre las causas más comunes. Cuando se diagnostica esta razón, hay que prestar atención al funcionamiento de tu riñón, a la zona lumbar. Es allí donde se rige toda la circulación de las piernas, recuerda que cuando el dolor está en el pie siempre es un poco más complejo y las causas tienden a ser más globales, por lo que debes prestar atención incluso a tu alimentación.
  • Fascitis plantar. Es la inflamación de la fascia en la planta del pie, una causa bastante común que imposibilita, incluso, el caminar. Debajo de ella hay una capa de músculos y otras estructuras también fibrosas que pueden ocasionar un dolor muy agudo.
  • Espolón calcáneo: Es un pico óseo que se forma en el lugar donde se hace la inserción de la fascia plantar. Es bastante doloroso y difícil de solucionar, aunque es probable que haya personas que lo tengan y ni siquiera lo noten. Cuando se produce una intoxicación de tejidos es cuando puede empezar a molestar y doler intensamente.
  • Tenosinovitis de los músculos extensores. Lo sentirás en el dorso del pie y se presenta en los músculos que permiten mover los dedos hacia arriba. En esa zona se encuentran unos tendones que están envueltos en una especie de vaina y el dolor se produce o bien porque esa vaina se inflama, o porque se inflaman los propios tendones. Suele estar causado por el uso de zapatos muy apretados. 
  • Metatarsalgia. Es el dolor que se presenta en los metatarsianos (los huesos que van desde la zona media del pie hasta el inicio de los dedos) estos huesos son el principal punto de apoyo del pie, junto con el talón. El dolor se produce cuando hay una inflamación en la zona, puede ser originado por una malformación en el pie como el pie plano o pérdida del arco longitudinal.
  • Neuroma de Morton. Es similar a la metatarsalgia, pero afecta a los nervios que van entre los metatarsianos y se genera una especie de fibrosis entre ellos y los huesos. Es una de las causas más comunes.
  • Tendinitis de peroneos. Se da en la zona externa del pie, debajo de la cabeza del peroné y se da por una inflamación o irritación en este músculo y es muy frecuente en los corredores cuando usan zapatos inadecuados que no tienen la forma correcta.
  • Artrosis. Es un problema de salud que se produce por alguna alteración en la estructura ósea. Normalmente no genera dolor al menos que haya una intoxicación en los tejidos.
  • Bloqueo mecánico. Es ese dolor agudo que aparece repentinamente en cualquier zona del pie y que hace que no puedes ni moverlo, ni caminar. La causa es una irritación o inflamación en alguna articulación. Suele pasar en cuestión de horas, sin importar que el dolor sea muy intenso.
  • Artritis, gota o similares. Son enfermedades que afectan directamente a tu salud y que se van a ver influenciadas por la intoxicación de los tejidos. Se necesita de un tratamiento médico.

Cuando tienes algún síntoma de dolor muy intenso debes acudir al médico para que pueda ayudarte, sobre todo si sabes que el dolor en los pies puede ser producido por alguna lesión que hayas sufrido. Es muy importante, como viste, el poder atender el resto de los tejidos blandos de tu cuerpo para aliviar los dolores que se presenten en tus pies.

Tratamientos para el dolor de los pies

El dolor de los pies normalmente se trata en casa y en la mayoría de los casos no requiere ninguna otra cosa aparte del reposo (a no ser de que se trate de lesiones). Debes saber que es la parte del cuerpo a la que más se le exige ya que tienen que soportar el peso de todo tu cuerpo y, si has estado demasiado tiempo de pie, seguramente te pasarán factura para indicarte que es momento de sentarte a descansar. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para acelerar la mejoría y a continuación te contamos cuáles son.

Remedios naturales recomendados

Obviamente el reposo y el descanso son las principales cosas que debes hacer si tienes dolor  pero también te podrían ayudar algunas de estas plantas que te ofrecemos a continuación como tratamiento.

  • Manzanilla: puedes realizar una infusión y darte un masaje o preparar una cantidad suficiente, colocar en un recipiente y meter tus pies allí por 10 minutos, ayuda a reducir inflamaciones y a relajar.
  • Limón: es tan simple como añadir unas gotas de limón a la crema que normalmente usas en los pies y darte un masaje, haciendo énfasis en la parte donde hay mayor dolor.
  • Salvia: tiene propiedades desinflamatorias que te ayudarán a aliviar el dolor y a mejorar su salud. Coloca tus pies en remojo en una infusión de esta planta y podrías añadir un poco de romero también para potenciar el efecto.
  • Lavanda: el aceite de lavanda es muy relajante. Puedes colocar unas gotas en un recipiente con agua tibia y colocarlos durante 10 minutos.
  • Sal: nada más famoso que el agua con sal para relajar y es que el yodo de la sal tiene un efecto antiinflamatorio que ayuda a aliviar rápidamente los pies cansados.

Medicinas y tratamientos convencionales

Aunque no es muy común acudir al médico por dolor de los pies, lo que normalmente te recetará, dependiendo del diagnóstico que haya hecho, serán relajantes musculares a base de corticoides, antiinflamatorios de venta libre o analgésicos. Pueden ser tópicos de aplicación local o inyectados para un efecto más inmediato. También te puede dar algunos ejercicios básicos para conseguir una mejora.

La solución más drástica para el dolor de los pies puede ser una cirugía. Suele realizarse, como te decíamos, en casos muy pocos comunes y suele estar relacionada con algunas lesiones en particular que pueden afectar a la zona del talón. Por lo general, debería bastar con reposo, ejercicios de rehabilitación y algún antiinflamatorio en caso de dolor.

Dolor de los pies
4 (80%) 1 vote