Dolor en el codo

El ‘mal uso’ de nuestras articulaciones puede llevar a que nuestros músculos y huesos no funcionen como toca y que, a causa de ello, lleguen las temidas lesiones. Este es el caso del dolor en el codo. En este post vamos a contarte cuáles son sus principales causas, las enfermedades que están ligados a él y, por supuesto, el tratamiento más efectivo para poder curarlo cuanto antes. Por cierto, también trataremos la epicondilitis, conocida generalmente como el codo del tenista.

¿Qué es el dolor en el codo?

Es esa molestia o sensación incómoda que se produce en la articulación que se encuentra en la parte distal entre el hueso húmero y la parte proximal de los huesos cúbito y radio. Es decir, para ser un poco más claros, en la parte del brazo que sobre sale cuando lo flexionas y que le permite realizar movimientos de extensión y flexión, como si de una bisagra se tratara. Sin duda, ahí se encuentran parte de los músculos más importantes ya que nos sirven para un buen funcionamiento de nuestras extremidades superiores. Y, como podrás imaginar, la tendiditis es el principal problema que presentan aquellos que lo sufren.

La molestia o tendinitis puede presentarse en cualquier persona, sin distinguir sexo o edad. Sin embargo, hay personas que son más propensas a sufrirlo a causa de que, en las actividades que realizan, están constantemente forzando el trabajo de esta articulación. Por ejemplo, en el caso de los tenistas, golfistas y jugadores de béisbol. Es más, como te decíamos antes, el llamado codo del tenista o epicondilitis, se dice así por algo. En este caso, viene dado por una inflamación en los tendones de la parte externa que, si no se cura como toca, puede convertirse en un problema de salud crónico o una lesión que se alargue demasiado en el tiempo.

¿Cómo se diagnostica el dolor en el codo?

Generalmente no requiere atención médica ya que no se trata de un problema grave para la salud. En la mayoría de los casos suele tratarse de inflamaciones de tendones que con un sencillo tratamiento de ejercicios o anti inflamatorios  y un poco de reposo puede conseguir curarse. Pero hay que estar pendientes. Si  transcurridos 3 días, aún no ha cedido y notas que por el contrario se está intensificando, es hora de acudir a un profesional que, generalmente, pasa por la rama de la fisioterapia.

Pero ¿cuáles pueden ser sus causas? Algunas de las causas más frecuentes suelen pasar por lesiones deportivas, por estiramiento y dislocación de la articulación, por enfermedades o inflamaciones como la bursitis (inflamación del cojín de líquido que se encuentra bajo la piel en esa zona), artritis (reducción del espacio entre las articulaciones que se produce por la pérdida de cartílago, distención muscular o infecciones en el zona. Por supuesto, la tendiditis es causa muy común y es debida, por lo general, por un uso excesivo del músculo. Como sucede en el caso del tenista y que da como resultado la epicondilitis. Es una de las lesiones más temidas por los deportistas ya que puede llevar a un problema serio de salud a largo plazo.

Si la molestia se presenta en niños es muy importante acudir al médico si no pasa en un máximo de 24 horas. En este caso la causa podría ser alguna lesión ósea que es mejor corregir pronto antes de que los huesos se queden en una mala posición y sea más difícil solucionarlo con el paso del tiempo. También se debe acudir al médico si se sabe que el dolor es producido por alguna lesión mayor o alguna fractura ya que puede llevar a otras enfermedades en las que la fiebre es la principal protagonista. En este caso el tratamiento sería complicado. Cuanto antes atajemos el problema, mejor.

Otras razones que indican que es el momento de acudir al médico son:

  • Huesos rotos que sobre salen.
  • Deformidades en el codo.
  • Enrojecimiento o inflamación en el codo.
  • Fiebre.
  • Si el dolor se extiende a otras zonas del brazo.
  • Si se presenta el dolor en ambos codos de forma intensa.

Tratamientos para el dolor en el codo

El tratamiento más efectivo es a base de antiinflamatorios o relajantes musculares. Si no es demasiado doloroso, lo puedes tratar cómodamente en casa con ejercicios y remedios caseros que te ayudarán a aliviar las molestias en los músculos. También existen plantas medicinales que ayudan mucho. Todo ello siempre que no se trate de un problema más grave que lleve consigo fiebre. En este caso habrá que pasar sí o sí por un médico especialista que se encargue de atajar las posibles lesiones para que no se llegue a algo que afecte nuestra salud.

Remedios naturales recomendados para el dolor en el codo

Siendo el dolor en el codo algo que puede presentarse en cualquier momento y que en la mayoría de los casos no requiere atención médica, los cuidados en casa y los remedios naturales son un poco más extensos que los tratamientos médicos convencionales.

A continuación te contamos algunas terapias y ejercicios que pueden ayudar y justo después te hablaremos de plantas que puedes utilizar de forma segura.

  • Auto-masaje: es una técnica que consiste en ubicar los músculos cercanos al codo que son el bíceps braquial y el músculo braquial y una vez ubicados oprimirlos con el dedo pulgar haciendo movimientos circulares suaves mientras se tiene el codo ligeramente flexionado. Este masaje se debe repetir al menos dos veces al día hasta que se desaparezca en dolor. Funciona muy bien en caso de tendiditis o codo de tenista (epicondilitis).
  • Entrenamiento muscular: por lo general consistirá en ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de los músculos que están más próximos a la articulación (bíceps braquial y musculo braquial), para así ayudar a que la articulación se alivie y el dolor ceda.
  • Terapia de frío y calor: también conocida como hidroterapia de contraste. Es una de las terapias más comunes para todo tipo de dolor muscular ya que activa la circulación en la zona afectada y esto hace que se alivie el dolor, sin embargo, si hay inflamación no se recomienda aplicar calor sino únicamente frío para que ésta baje.
  • Acuaterapia y balneoterapia: son terapias alternativas que se basan en el uso de agua caliente aplicada en la zona donde se presenta el dolor.

Adicional a estos tratamientos caseros sencillos hay algunas plantas medicinales que pueden ayudar a reducir el dolor en el codo. A continuación, algunas de ellas:

  • Cúrcuma: esta raíz es un excelente antiinflamatorio natural, además funciona también como antioxidante y ayuda a acelerar los tiempos de curación al eliminar los radicales libres. Se puede consumir en té con leche y miel y también viene en capsulas. La dosis recomendada es de 250mg diarios (máximo 500mg) sea cual sea la presentación que elijas: en polvo en el té o en capsulas.
  • Vitaminas A y C: estas las consigues cambiando un poco tu dieta, incorpora más frutas y vegetales que las contengan, y evitar las harinas blancas y las pastas en exceso.
  • Jengibre: se puede tomar como té con un poco de miel 3 veces al día hasta que desaparezca el dolor o aplicarlo como cataplasma en la zona afectada así: tomar unas cucharadas de jengibre rallado y colocarlo en una bolsa de algodón, luego introducir esa bolsa en agua caliente y posteriormente colocarla en la zona afectada durante 10 minutos.
  • Aceites esenciales de caléndula o de aguacate: estos aceites ayudan a desinflamar la zona. Se deben aplicar unas cuantas gotas en el área adolorida y dar un masaje con los dedos pulgares. Se puede repetir varias veces al día hasta que desaparezca el dolor.

Medicinas y tratamientos convencionales para el dolor en el codo

Los tratamientos de la medicina convencional para el dolor en el codo suelen basarse en antiinflamatorios. En muy pocos casos se llega a necesitar una cirugía ya que esto solo ocurre cuando hay roturas en los huesos que no se pueden reparar con escayola o inmovilizando la zona.

También hay inyecciones a base de corticoides o anestésicos locales y hay un tratamiento que se hace con un catéter que se inserta debajo de la piel, en el tejido que está un poco más abajo de la axila, para pasar a través de él tratamientos como analgésicos o anestésicos locales y que lleguen más rápidamente al nervio responsable.

Finalmente, recuerda que el dolor en el codo es muy común en todas las edades, pero si se presenta en niños y es crónico, no debes dejar pasar más de 24 horas para ir al médico o para acudir a fisioterapia. Podrías llegar a poner en riesgo su salud ya que los huesos a esa edad se soldan muy rápido y podrían quedarse en posiciones inadecuadas que más adelante solo podrían ser corregidas mediante cirugías más complejas.

Dolor en el codo
4 (80%) 1 vote

Leave a Reply