Dolor de brazo

La mayoría de las personas que lo sufren tienden a asociarlo con problemas en el corazón, sobre todo si se trata del brazo izquierdo, pero esto no siempre tiene por qué ser así. Hay muchas otras razones que podrían causar esta molestia y hay tratamientos médicos no quirúrgicos que pueden ayudar a mejorarlo en gran medida. Te damas las principales causas, los síntomas que lo acompañan y cómo conseguir el tratamiento perfecto ya sea que tengas el problema en los hombros o en los brazos.

¿Qué es el dolor de brazo?

Es un término muy amplio que básicamente se refiere a una molestia leve o intensa en una de las extremidades superiores. Puede darse en la parte alta del brazo (hacia los hombros) o más hacia la parte baja (zona de la muñeca), pudiendo indicar distintas patologías.

Hay causas comunes, como pueden ser las fracturas, un excesos de movimientos (en el caso de los deportistas) o todo lo contrario, la inactividad (como cuando se ha tenido inmovilizado por alguna lesión). A continuación te contamos algunas de las otras causas que lo podrían ocasionar y como solucionarlas para que no se convierta en un dolor crónico de por vida:

  • Lesiones por exceso de uso en los tendones, articulaciones o en los huesos, esto incluye también distención y desgarro muscular.
  • Luxaciones en algún lugar del esqueleto.
  • Enfermedades como la artritis, artrosis o artritis reumatoide, tenosivitis y osteoporosis.
  • Epicondilitis, conocido también como codo de tenista o codo de golfista.
  • Lesiones producidas por movimientos repetitivos (Repetitive Strain Injury).
  • Bursitis oleocraniana, inflamación de la bolsa sinovial que puede producirse en la articulación del codo, por ejemplo.
  • Tenosinovitis.
  • Lesiones netamente de tipo muscular como tirones o desgarros.
  • Fracturas o roturas de huesos.
  • Problemas circulatorios que podrían estar ocasionando trombos en el brazo que podrían desencadenar una trombosis venosa.
  • Dolores en el hombro (son distintos y deben ser tratados de forma diferente, pero pueden ocasionar dolor en el brazo si son muy intensos).
  • Síndrome de estrangulamiento muscular que es al aprisionamiento de nervios, músculos y vasos sanguíneos.
  • Tumores que podrían ser benignos o malignos.
  • Enfermedades neurológicas.
  • Enfermedades dérmicas o cutáneas.

Como se puede ver, dentro de las listas de las causas no están indicadas las alteraciones cardíacas. Ya que no necesariamente tiene por qué ser un síntoma de un ataque al corazón a menos que sea prolongado e intenso, es decir, por más de tres días. En este caso todos los síntomas son claros y fácilmente reconocibles.

¿Cómo se diagnostica el dolor de brazo?

Por lo general, cuando te duelen los brazos yhombros después de haber realizado más movimientos de lo normal, no hay necesidad de consultar al médico y con sencillos tratamientos caseros y reposo se puede mejorar. Eso sí, en el caso de que sea muy fuerte y se vuelva crónico por varios días, incluso si no existe causa aparente y la aparición es repentina, lo mejor es consultar con un especialista para que recete el tratamiento a seguir.

El médico que evaluará la condición es el traumatólogo. Inicialmente deberá realizar una anamnesis para indagar sobre los antecedentes e identificar intensidad y localización exacta. Esto lo puede realizar con un análisis de los síntomas o tocando en los puntos claves de los brazos para encontrar el foco exacto. Luego pasará a un examen físico donde determinará si hay limitación de movimientos o si se detecta alguna anomalía que pudiese indicar una lesión ósea o muscular.

Si tras estos primeros pasos el médico considera necesario estudios más profundos podría solicitar una serie de imágenes diagnósticas más especializadas como, por ejemplo, radiografías, resonancias o ecografías y, dependiendo también de los antecedentes, podría solicitar análisis de sangre para identificar posibles problemas circulatorios.

Tratamientos para el dolor de brazo

Una vez que se ha identificado la causa correcta, entonces es el momento de proceder a tratarlo, y los tratamientos pueden ir desde un simple reposo o terapias de frío y calor en casa, hasta cirugías reconstructivas en el caso de tratarse de problemas óseos o de síndrome de estrangulamiento que también requiere una intervención quirúrgica. Todo ello dependerá de la parte en la que se sitúe la molestia. Ya sea en la zona de los hombros o, incluso, en casos que comiencen desde el propio cuello. Comenzaremos hablando de los tratamientos caseros más elementales, para luego hablar de plantas medicinales que podrían ayudar a disminuir o, incluso, eliminar la molestia si se debe a alguna causa menor como inflamaciones o similares u otro problema muscular.

Remedios naturales recomendados para el dolor de brazo

  • Aplicar hielo: este es uno de los tratamientos más básicos cuando existe dolor, sea la zona que sea, el aplicarse hielo o compresas frías ayuda a reducir inflamaciones y puede solucionar el problema fácilmente.
  • Mantener el brazo elevado: no se trata de alzarlo por encima del propio cuerpo, sino más bien de inmovilizarlo con cabestrillos que mantengan la mano y la muñeca elevados en un ángulo no superior a 90 grados.
  • Masajes en el cuello: como te decíamos, el cuello es una de las zonas más vulnerables. En ocasiones los dolores en los brazos pueden ser por tensión acumulada en el cuello y por eso un masaje que relaje esa zona de tensión puede ayudar a desaparecer el dolor de brazo.
  • Cambiar de actividad: una forma fácil de reducir la molestia es cambiar la actividad que lo ocasiona, pero si por alguna razón no puedes cambiarla, lo mejor es que hagas pausas temporales en tu actividad y ejercicios de estiramiento.

Ahora, sumado a estos cuidados caseros puedes aplicar otros tratamientos con plantas medicinales, como por ejemplo:

  • Aceites vegetales: un masaje con una mezcla de aceites vegetales de aceite de almendras, aceite de clavo de olor o de jengibre o de nuez moscada en los brazos, en el hombro o en el cuello puede ayudarte como tratamiento.
  • Romero: prepara una infusión de romero y déjala reposar, luego aplica un paño mojado en esta infusión en la zona adolorida. Sus propiedades antiinflamatorias ayudarán a disminuir la molestia de los síntomas.
  • Vinagre de manzana: aplicar un baño de agua tibia con dos tazas de vinagre de manzana, ayuda mucho con la distensión muscular.
  • Pimienta molida: una mezcla de pimienta molida con aceite de sésamo funciona para masajear la zona adolorida y disminuir el dolor.

Estos tratamientos naturales sumados a ejercicios de estiramiento y reposo o cambio de actividades ayudarán mucho a disminuir el dolor que se presenta en alguna zona específica de tu brazo o en toda la extremidad. Además, ninguno de ellos provoca daños en tu salud ya que todos son cien por cien naturales.

Medicinas y tratamientos convencionales para el dolor de brazo

Los tratamientos médicos convencionales para el dolor de brazo pueden ser tan simple como la ingesta de suplementos vitamínicos o tan complejos como la cirugía para abrir espacio cuando hay estrangulamiento de músculos, venas y tendones. Sea como sea, a la larga puede conllevar problemas de salud más importantes. Así que, cuanto antes lo solucionemos mejor. A continuación, conoceremos los más comunes:

  • Suplementos vitamínicos: si el diagnóstico indicó que se debe a falta de vitaminas, posiblemente el médico recete un suplemento de vitamina E, calcio y magnesio.
  • Antiinflamatorios: los más comunes son ácido aceltalisilico o el diclofenaco. Nuestra recomendación es que sigas los consejos de los médicos a la hora de escoger este tratamiento y te dejes asesorar por él para no crear problemas en tu salud con los posibles efectos secundarios y reacciones alérgicas.
  • Inyecciones o infiltraciones articulares: que se preparan a base de cortisona.
  • Analgésicos de aplicación: estos se utilizan de forma externa y el más común es la bipuvicaína.
  • Cirugías: se realizan en el caso de que los tratamientos más conservadores no hayan funcionado, se requiere una cirugía, bien sea para reconstruir huesos rotos o para curar nervios, músculos y vasos sanguíneos comprimidos abriendo espacio cuando existe un síndrome de estrangulamiento.
  • Terapias alternativas: en ocasiones se recomienda la acupuntura, la crioterapia, fisioterapia o tratamientos quiroprácticos que pueden ayudar a reducir significativamente el dolor.

Finalmente, hay ocasiones en que si el dolor de brazo perdura por más de 3 días, es muy intenso y se extiende a lo largo de toda la extremidad, entonces es importante que acudas al médico inmediatamente ya que puede convertirse en un problema de por vida. Es decir, que se vuelva crónico. Cuanto antes se encuentre una solución, mejor.

Dolor de brazo
Media de votos

Leave a Reply