Dolor abdominal: ese incómodo dolor de estómago

El abdomen es esa zona que se extiende desde abajo del pecho hasta arriba de la ingle. La gente suele llamar dolor de estómago al dolor abdominal, sin embargo en esta zona del cuerpo también se encuentran otros órganos además del estómago, como el hígado o la vesícula que también podrían generar algún tipo de molestia.

¿Qué es el dolor abdominal?

Para ser muy específicos, el dolor abdominal es aquella sensación molesta y dolorosa que se produce en la zona que se extiende desde abajo del pecho hasta la ingle. En esta zona es donde se concentran la mayor cantidad de órganos del cuerpo, por ende es muy frecuente sentir dolores.

Todos alguna vez han sentido algún tipo de dolor abdominal más o menos fuerte, sin que esto haya significado ninguna complicación de salud. Es bueno que sepas que no siempre que el dolor abdominal es intenso significa que tienes una enfermedad grave, puede suceder todo lo contrario, que tengas un dolor muy leve o no tengas dolor y si tengas alguna enfermedad más seria que deba ser tratada por un médico.

¿Cómo se diagnostica el dolor abdominal?

El dolor abdominal es fácil de diagnosticar, pues simplemente te das cuenta que te duele toda la región del abdomen o te duele en un punto localizado, lo que es importante es que aprendas a identificar cual es la causa de ese dolor, ya que podrían variar mucho.

La mayoría de las causas del dolor abdominal son menores, como gases o distensión abdominal, y pasan en unas pocas horas o máximo 24, sin embargo, si tienes algún dolor intenso que no ha cedido en este tiempo, podría ser alguna de estas causas y deberías acudir al médico:

  • Apendicitis: el dolor se localiza en el lado inferior derecho del abdomen, lugar donde se encuentra el apéndice, y se debe a una inflamación de éste órgano. Normalmente viene acompañado de fiebres y nauseas.
  • Pancreatitis: es uno de los más graves, pues si no se trata adecuadamente puede causar la muerte. Comienza en la parte superior del abdomen y se extiende luego hacia los lados y la parte inferior. Se puede presentar luego de una comida abundante o de consumir alcohol y se pueden presentar síntomas como nauseas, vómitos, diarrea, piel amarillenta y pulso acelerado.
  • Cálculos biliares: mejor conocidos como cálculos en la vesícula, en este caso el dolor se presenta en la parte superior derecha del abdomen de una forma muy intensa. Es algo muy común y su tratamiento generalmente es quirúrgico.
  • Embarazo ectópico: en estos casos el dolor se puede presentar en la parte inferior izquierda del abdomen de una forma muy intensa. Requiere atención médica inmediata.
  • Obstrucción intestinal: se puede identificar por un fuerte dolor abdominal generalizado o calambres que se producen especialmente después de las comidas, es normal que también esté acompañada de vómitos con un olor muy desagradable y diarrea o heces en cadena. Debes ir al médico inmediatamente pues podría ser grave.
  • Diverticulitis: el dolor en este caso se presenta en el lado inferior izquierdo del abdomen y viene acompañado con nauseas, vómitos, escalofríos, diarrea o estreñimiento y calambres estomacales. Si no se atiende a tiempo se puede convertir en una peritonitis que podría ser mortal.
  • Hepatitis viral: lo puedes identificar con un dolor abdominal crónico y la piel y los ojos se tornan de color amarillento, además la orina se pone de color oscuro y con un olor fuerte. Debes ir al médico apenas lo identifiques.
  • Cálculos renales: si tienes cálculos en los riñones esto también podría causarte dolor abdominal que se extiende hacia la parte posterior de tu cuerpo, debes ir al médico para su tratamiento.
  • Gastritis o ulceras estomacales: la gastritis suele presentarse como un dolor muy fuerte en la zona central del abdomen que llega a inmovilizar incluso a la persona y lo mejor es acudir al médico para que te ordenen un tratamiento inmediato, antes de que se convierta en algo más serio.
  • Síndrome del intestino irritable: este dolor se presenta generalizado en toda la zona abdominal que generalmente aumenta su volumen (se inflama) y genera gases, cansancio y náuseas. Se puede tratar con un cambio de hábitos, cambiando también tu forma de comer y tratando de reducir el estrés.

Para diagnosticarte correctamente, lo más seguro es que tu médico te recomiende alguno de los siguientes exámenes:

  • Colonoscopia para mirar dentro de tu intestino grueso.
  • Ecografía abdominal para mirar el estado de tus órganos internos.
  • Endoscopia para mirar tus órganos internos, principalmente el estómago y el esófago.
  • TAC de abdomen y de pelvis para identificar posibles lesiones internas.
  • Ultrasonido o eco abdominal para tomar fotografías de las estructuras internas del abdomen superior.

Tratamientos para el dolor abdominal

Todas estas causas del dolor abdominal que te hemos mencionado, se pueden tratar en casa de forma natural pero se les debe prestar una mayor atención si persisten por más de 24 horas y el dolor se agudiza.

Remedios naturales recomendados para el dolor abdominal

Los remedios naturales para el dolor abdominal son los más comunes, pues comúnmente estas dolencias no requieren atención médica. En casa se pueden tomar cosas tan sencillas como media taza de agua tibia o remedios un poco más complejos como bebidas elaboradas a base de plantas y frutas.

Ahora, te recomiendo los tratamientos caseros más comunes y efectivos para combatir el dolor abdominal, según cada una de las causas que te nombré anteriormente:

  • Toma abundante agua o líquidos claros durante todo el día.
  • Evita las comidas sólidas o muy pesadas durante las primeras horas del día.
  • Trata de consumir alimentos ligeros como compotas de manzana cuando has estado vomitando.
  • Evita los cítricos si el dolor se ha presentado en la parte superior del abdomen.
  • Puedes tomar algunos antiácidos sin prescripción médica.
  • Evita la aspirina o algún otro antiinflamatorio al menos que el médico te lo haya recomendado.

Adicionalmente a estos tratamientos preventivos, puedes probar con estos otros remedios naturales que te ayudarán mucho a aliviar tu dolor abdominal:

  • Té de jengibre con limón: las propiedades antiinflamatorias del jengibre ayudan a combatir la hinchazón del abdomen, aliviar los mareos y calmar el dolor y si además le agregas un poco de limón estarás potenciando sus propiedades para reducir la acidez.
  • Vinagre de manzana: tomar vinagre de manzana te puede ayudar a equilibrar el pH de tu estómago y además disminuye los gases en el tracto digestivo. Puedes tomarlo con un poco de miel para endulzar luego de haber comido demasiado.
  • Té de manzanilla: la manzanilla siempre se ha utilizado para reducir la inflamación estomacal y reducir las flatulencias y la tensión. Puedes tomar hasta 3 tazas de té de manzanilla al día.
  • Bicarbonato de sodio con limón: puedes mezclar una pequeña cantidad de jugo de limón con bicarbonato de sodio, sus propiedades alcalinas ayudarán a reducir de forma casi inmediata la acidez de tu estómago y además equilibra la mucosa que lo recubre.
  • Agua de arroz: esto es muy recomendado para refrescar el estómago, detener la diarrea, proteger de ulceras tu estómago, y sus antioxidantes ayudan a eliminar las toxinas de tu aparato digestivo.
  • Té de ajenjo: tiene propiedades que ayudan a aliviar el dolor estomacal ya que reduce la acidez y te ayuda a regular el funcionamiento gastrointestinal.

Medicinas y tratamientos convencionales para el dolor abdominal

Si tu dolor abdominal ya es muy fuerte y prolongado entonces tienes que acudir al médico y él, una vez que tenga el diagnóstico correcto te recetará el medicamento adecuado para aliviarlo.

Los tratamientos médicos más comúnmente recomendados para el dolor abdominal son los siguientes:

  • Antibióticos: cuando la causa es alguna infección estomacal o intestinal.
  • Antiinflamatorios: estos se recomiendan cuando hay inflamaciones menores, sin embargo, siempre es importante que sean recetados por un médico, porque de lo contrario podría agravarse el problema.
  • Intervenciones quirúrgicas: hay situaciones en las que los dolores abdominales se producen por obstrucciones intestinales, biliares o similares y la única forma de remover esa obstrucción es mediante una intervención quirúrgica o cirugía, generalmente son cirugías menores y la recuperación es muy rápida.

Finalmente, recuerda que aunque el dolor abdominal es uno de los males más comunes que aquejan a las personas y se puede atender en casa, debes prestar mucha atención si la duración es prolongada y se intensifica, ya que podría ser síntoma de algún tipo de enfermedad mayor que requiere atención médica especializada y entre más pronto lo trates mayores probabilidades tendrás de una recuperación total.

Dolor abdominal: ese incómodo dolor de estómago
Media de votos