Dolor de huesos

El dolor en los huesos, o el dolor muscular en toda la zona afectada es un problema muy común y que suele afectar a personas de mediana edad o mayores. Conforme vamos creciendo y envejeciendo, nuestro cuerpo experimenta muchos cambios, entre ellos la disminución del tejido de los músculos y de la densidad ósea a medida que nos hacemos menos activos físicamente, haciéndose más fácil que ocurran accidentes o fracturas en nuestros huesos. Una manera de reducir el riesgo de sufrir fracturas en nuestro sistema óseo o evitar que aparezcan, es a través de la realización de ejercicios que no impliquen mucha carga física y  que ayuden a mantenernos en forma y saludables.

Mientras que el dolor de huesos común suele estar directamente relacionado con la bajada o decrecimiento de la densidad ósea o con cualquier lesión, puede también significar problemas más serios y que deberemos tratar con la ayuda de un médico especialista. El dolor de huesos o la sensación de tenerlos más flojos o débiles puede ser el resultado de una infección, una interrupción en el riego sanguíneo, o incluso cáncer. Este tipo de condiciones requieren atención médica inmediatamente, y si no tienes ningún indicio del porqué puedes estar sufriendo el dolor de huesos, deberás ir al médico para obtener un pronóstico adecuado y con ello la solución.

Causas del dolor de huesos

Existen muchas causas y motivos que puedan provocar el dolor de huesos, así que a continuación vamos a explicar las principales y más importantes. Una causa de ello puede ser la osteoporosis, que es una condición médica en la cual tu masa ósea se reduce a límites que no se consideran normales. La edad, los cambios hormonales y la falta de actividad física son factores que contribuyen al decrecimiento de la densidad de los huesos. Esto puede provocar fracturas en los huesos y causar dolor en los mismos. Algunos de las principales causas de este tipo de dolor son las siguientes:

  • Lesiones: las lesiones son una causa muy común del dolor en los huesos, y normalmente este tipo de dolor aumenta si la persona ha experimentado algún tipo de trauma, como un accidente de coche o una caída. Este tipo de accidentes pueden provocar la rotura completa o la fractura del hueso. Cualquier tipo de daño provocado por este tipo de lesión causa dolor de hueso agudo.
  • Falta de minerales: nuestros huesos requieren y necesitan una variedad de minerales y vitaminas para mantenerse firme y fuertes, de los más importantes son el calcio y la vitamina D. La falta de calcio o vitamina D conlleva a una condición médica llamada osteoporosis, que es de las causas más comunes que provocan dolor de huesos.
  • Cáncer metastásico: es un tipo de cáncer que empieza en alguna parte concreta del cuerpo y se extiende hacía los huesos, algunos de los más comunes son el cáncer de pecho, de pulmón, de tiroides, de riñón y de próstata.
  • Cáncer de huesos: el cáncer de huesos es un tipo de cáncer que se produce directamente en las células de los huesos, y es mucho más raro o poco común que el cáncer metastásico de huesos. Este tipo de cáncer provoca dolor de huesos severo y se acentúa cuando provoca la rotura del hueso o cuando el hueso es destruido por completo y pierde su estructura.
  • Enfermedades que perturban el riego sanguíneo hacia los huesos: algunas enfermedades interfieren en el riego sanguíneo que va hacía los huesos, provocando un dolor de huesos significante y debilitando su estructura. Un ejemplo de este tipo de causa es la anemia drepanocítica, que es una enfermedad que afecta a los glóbulos rojos que son los encargados de transportar el oxígeno por todo el cuerpo.
  • Infección: si la infección llega a los huesos o se origina en ellos, puede provocar lo que denominamos osteomielitis que es una infección del hueso que puede llegar a matar las células de los huesos y causar dolor.
  • Leucemia: es un tipo de cáncer de la médula, que se encuentra en la mayoría de los huesos y es la responsable de la producción de las células óseas. Los pacientes con leucemia suelen padecer dolor de huesos, y concretamente dolor en los huesos de las piernas.

Ahora que ya sabemos algunas de las principales causas del dolor de huesos, vamos a explicar los mejores tratamientos para poder combatir este tipo de dolor.

Tratamientos para el dolor en los huesos

Lo primero de todo sería dirigirte a tu médico de cabecera para que pueda tratarte o recetarte un tratamiento que sea acorde a tu tipo de dolor. Algunos de los tratamientos más comunes son los siguientes:

  • Analgésicos: los analgésicos son los más comunes para reducir este tipo de dolor, y son los más prescritos por los médicos, pero no son capaces de curar del todo si el motivo del dolor fuera más importante.
  • Antibióticos: en el caso de que el dolor de hueso provenga de una infección, tu médico podrá recetarte antibióticos fuertes para acabar con los gérmenes y las bacterias que estén provocando esa infección.
  • Cirugía: si fuera necesario, y el hueso estuviera dañado o alguna parte de él hubiera sido destruida debido a una infección.
  • Suplementos nutricionales: los pacientes que sufren osteoporosis necesitarán una cantidad importante de calcio y vitamina D para aumentar sus niveles. Existen suplementos vitamínicos que te puede recetar tu médico para tratar de solucionar esta deficiencia mineral.
  • Tratamientos contra el cáncer: el dolor de huesos provocado por el cáncer es difícil de tratar. El médico que te examine determinará que medicamentos necesitas para poder aliviar el dolor, algunos de los tratamientos para este tipo de dolencia suelen ser la cirugía, la terapia de radiación y la quimioterapia.

Remedios caseros para el dolor de huesos

Hay múltiples remedios caseros que se pueden aplicar para aliviar el dolor de huesos según su origen, te dejamos un video a continuación para que puedas ver algunos de los más importantes: