Dolor en la garganta

Dolor en la garganta

El dolor de garganta suele venir acompañado de picazón o incluso la irritación. Si padeces alguno de estos síntomas, quizá tengas dificultades para tragar o ingerir líquidos de manera correcta. Algunos de los síntomas más importantes suelen ser, tener la garganta seca, notar las glándulas de la garganta inflamadas, manchas blancas en la zona de las amígdalas o la voz ronca.

Es un tipo de dolor que puede afectar a personas de cualquier edad, pese a que el riesgo de padecer dolor de garganta aumenta en una serie de personas que lo puedan padecer con mayor facilidad, tal y como explicaremos en los siguientes puntos. Estas personas que tienen mayor riesgo son: niños, fumadores, personas que puedan padecer algún tipo de alergia o personas que tengan un sistema inmune con problemas y por lo tanto sean más propensas a sufrir este tipo de dolencia.

En cuanto a lo que se refiere a posibles contagios, el tener algún tipo de contacto cercano con otros puede incrementar el riesgo de padecer infecciones respiratorias.. Este tipo de infección en concreto se transporta a través del aire o el contacto de las manos y así se transmite de persona a persona. Una vez que hemos analizado las principales razones del dolor de garganta vamos a ver sus causas y síntomas que lo provocan.

Causas del dolor de garganta

Las principales causas del dolor de garganta son las siguientes: alergias, aire seco, polución medioambiental o enfermedades comunes como la gripe, el constipado, el sarampión, la varicela o la mononucleosis. Todas estas enfermedades están causadas por infecciones producidas por virus principalmente y suelen no responder a tratamientos que incorporen antibióticos.

Las infecciones bacterianas son en parte responsables de los problemas o dolores de garganta comunes, pese a que son solo un porcentaje muy reducido de las causas.

Infecciones virales

La mayoría de causantes del dolor de garganta están directamente relacionados con una posible infección viral, que estas causadas por virus como el de la gripe o del resfriado común.

Algunas de las infecciones provocadas por estos tipos de virus incluyen las siguientes:

  • Mononucleosis: enfermedad infecciosa que se suele transmitir a través de la saliva. Está causada por el virus de Epstein Barr (VEB) y aparece normalmente en adolescentes o adultos de menor edad. Algunos de sus síntomas son la faringitis, la fiebre, el dolor de garganta o la inflamación de las amígdalas.
  • Sarampión: es una enfermedad altamente contagiosa. Estornudar o toser puede provocar que se produzca un contagio ya que viaja a través del aire.
  • Varicela: enfermedad contagiosa que está causada por el virus de la varicela-zóster y que se suele desarrollar en la infancia donde sus síntomas habitualmente son más leves, al contrario que en adultos donde suele complicarse. Su síntoma más claro y común es la erupción vesiculosa o granitos en la piel.

Infecciones bacterianas

Una infección bacteriana, que se produce cuando dentro del cuerpo se reproducen bacterias que son nocivas. Algunos de las infecciones más comunes son:

  • Faringitis estreptocócica: causada por la bacteria Streptococcus que produce inflamación de la garganta. Se le denomina comúnmente como amigdalitis estreptocócica y afecta a la zona de la faringe y en algunas de las ocasiones a la laringe. Algunos de los síntomas más comunes son la fiebre, el dolor de garganta y la inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Difteria: que es una enfermedad aguda muy infecciosa que provoca inflamación de la garganta. Algunos de los síntomas son problemas respiratorios, escalofríos o tos ronca, llevando incluso a la fiebre alta en algunos casos. También provoca dolor de garganta que puede ser leve o intenso.
  • Tos Ferina: enfermedad infecciosa aguda que es altamente contagiosa, se caracteriza por una inflamación de la tráquea y puede producir sensación de asfixia. Pese a que es una enfermedad que puede aparecer en cualquier etapa de nuestra vida, es más común que se desarrolle en niños menores de cinco años.

Factores ambientales

Cabe decir que no todo lo que provoca dolor de garganta son infecciones virales o bacterianas. Si eres alérgico al polen o a los animales, exponerte a ellos puede desencadenar en una aparición de mucosa líquida. Esto está provocado por un exceso de mucosas ubicadas en la parte trasera de nuestra garganta y puede producir irritación, dolor o inflamación.

Ambientes o climas muy secos suelen provocar una sensación de dolor intenso de garganta, también fumar cigarrillos o exponerse a su humo. Algunos de los factores que pueden agravar aún más el dolor de garganta son situaciones en las cuales gritemos o períodos largos y prolongados hablando de manera ininterrumpida.

Remedios caseros para el dolor de garganta

Ahora os vamos a ver algunos de los remedios caseros más eficaces para aliviar el dolor de garganta.

Raíz de regaliz

Si se trata de un dolor de garganta leve en el cual no es necesaria la visita al médico, pero imposibilita tener un sueño tranquilo, la raíz de regaliz es una de las posibilidades a tener en cuenta para lidiar con el. Ha sido muy utilizada durante muchos años para tratar dolores de garganta, y algunos de los estudios recientes muestran que es efectiva cuando se mezcla con agua y se realizan gárgaras con ella.

Hojas de olmo

Es uno de los remedios que tradicionalmente se han utilizado para tratar el dolor de garganta, y tiene una sustancia mucosa que combinada con agua forma una especie de gelatina que actúa como calmante y suaviza el dolor de garganta. Para su preparación lo único que tendrás que hacer es hervir agua, junto con hojas de olmo troceadas y mezclarlas, y una vez realizado beberlo.

Miel

Unos de los calmantes más comunes para tratar el dolor de garganta es la miel, puedes tomarla mezclada con algún tipo de té o simplemente de forma directa. Estudios relacionados demuestran que la miel ayuda o es efectiva para tratar heridas y que ayudan a la regeneración de este tipo de dolor.

Agua salada

Otro de los típicos remedios caseros para curar el dolor de garganta leve es realizar gárgaras de agua salada y ayuda a reducir las secreciones secas de la garganta y a calmar toda la zona afectada.

Tratamientos para el dolor de garganta

Los tratamientos para el dolor de garganta dependen de cual sea el causante de dolor, y pese a que puedas utilizar tratamientos caseros que te ayuden a aliviar el dolor existen algunas condiciones más que Soluciones para el dolor de gargantadebes tener en cuenta. Ni que decir tiene que lo primero que debes hacer es acudir a un médico para saber realmente qué es lo que te pasa.

Las causas principales son las infecciones a través de virus y por lo tanto es importante evitar el uso de antibióticos para tratarlos, ya que los antibióticos no alteran el curso de las infecciones virales. Este tipo de uso puede exponerte a un riesgo de padecer náuseas, vómitos, diarreas o erupciones.

Algunos de los tratamientos más efectivos son:

  • Realizar gárgaras con agua tibia salada.
  • Beber muchos líquidos, como té, sopas o agua en abundancia.
  • Evitar alérgenos que puedan irritar la garganta, como el tabaco.
  • Tomar pastillas para la garganta.
  • Reducir la inflamación a través de medicamentos como el ibuprofeno.

Si la infección de garganta está provocada por bacterias, tu médico de cabecera puede recetarte una serie de antibióticos que puedan atacar a estos organismos infecciosos.

Si la infección de garganta está provocada por un virus, lo más seguro es que tu médico te recete medicamentos para paliar el dolor y dejar que el virus desaparezca por sí solo, con un seguimiento especializado y concreto para cada caso en particular.

Leave a Reply