Dolor en el hombro

El hombro tiene una movilidad muy versátil y amplia, por lo que si sufrimos una lesión en esta parte del cuerpo vamos a tener problemas de movilidad. El hombro es una articulación de rótula que está compuesta por tres huesos principales: el húmero, que es hueso largo de nuestro brazo, la clavícula y la escápula, comúnmente conocida como omóplato. Estos huesos están amortiguados o unidos por un cartílago, donde hay dos articulaciones principales:

  • Articulación acromioclavicular: que está localizada entre la parte más alta del omóplato y la clavícula.
  • Articulación glenohumeral: que está compuesta por la parte alta del húmero y la parte externa del omóplato o escápula, a esta articulación se le suele llamar articulación del hombro.

La articulación del hombro es una de las articulaciones que tiene más movilidad dentro del cuerpo humano, permite que podamos mover el hombro hacía delante o atrás y también permite que podamos mover los brazos de manera circular hacia arriba y hacia abajo. También cabe mencionar que la articulación se combina con tendones y músculos que nos permiten este rango de movimientos. ¿Qué pasa entonces cuando sufrimos de lo que llamamos dolor de hombro o de hombros?

Podemos sufrir dolor en el hombro por realizar trabajos manuales, practicar deporte o cualquier tipo de actividad física, o simplemente por la repetición de movimientos. Algunas de estas dolencias vienen provocadas por otros dolores como los producidos en la columna, zona cervical del cuello, o problemas del corazón entre otros.

La edad es un factor muy importante a tener en cuenta, ya que cuando nos hacemos mayores tenemos más riesgo de sufrir dolores y problemas en general en los huesos, especialmente después de los 60 años de edad. Normalmente suele estar causado o relacionado con la regeneración de los tejidos blandos que rodean las articulaciones que suelen empezar a fallar con la edad.

¿Qué causa el dolor en el hombro?

Hay muchas razones por las que se puede sufrir dolor de hombro, como por ejemplo:

  • Artritis
  • Fractura del hueso
  • Inestabilidad del hombro
  • Inflamación del tendón
  • Desgarro del tendón

Vamos a hablar de posibles causas con un poco más de detalle:

Tendinitis

Los tendones son como unas cuerdas que conectan los músculos a los huesos, la mayor parte de las tendinitis están causadas por el desgaste de los tendones y suele ir produciéndose de manera lenta y con el tiempo. Un ejemplo de lo que pasa sería el roce que podemos provocar con las suelas de nuestros zapatos y el desgaste que se produce en estas poco a poco. La tendinitis puede ser de dos tipos que pueden describir el dolor de hombro que estamos padeciendo:

  • Tendinitis aguda: es la provocada por un exceso de trabajo o la realización de actividades físicas.
  • Tendinitis crónica: está directamente relacionada con enfermedades degenerativas como la artritis o por la degeneración del tendón a lo largo de la edad.

Este tipo de problema pueden afectar a los tendones de los manguitos rotadores o a los tendones que se encuentran situados en el bíceps. Estos tendones ayudan al hombro a moverse libremente y a que tenga estabilidad.

Bursitis

Las bolsas sinoviales o bursa son como almohadillas que están situadas entre los huesos y los tendones y son cavidades que están llenas de líquido, también están presentes en las articulaciones de los hombros. Ayudan a reducir la fricción entre los músculos y los huesos.

Cuando abusamos del hombro y lo forzamos más de la cuenta provocamos una inflamación de las bursas que están entre los tendones del hombro y el omóplato. Esto provoca una inflamación y molestias en los tejidos del hombro y por lo tanto nos causa dolor en el hombro.

Inestabilidad del hombro

Ocurre cuando la parte alta del hueso del brazo ha sido forzada o movida fuera de la cavidad del hombro, esto puede estar causado por un accidente o por excesivo uso del hombro. Este tipo de dolor de hombro suele estar relacionado con un dislocamiento del mismo de forma parcial o completa.

Puede estar relacionado con una rotura de los ligamentos o tendones que rodean el hombro. Esto puede provocar un dolor intenso cada vez que intentes levantar el brazo o moverlo en cualquier dirección. Repetidas dislocaciones pueden aumentar el riesgo de desarrollar una artritis en la articulación del hombro.

Artritis

El dolor de hombro puede estar relacionado con la artritis. Existen muchos tipos de artritis y la más común es la osteoartritis. Algunos de los síntomas son:

  • Hinchazón
  • Dolor
  • Rigidez

La osteoartritis se desarrolla a lo largo del tiempo y puede causar que el dolor vaya incrementandose cada vez más. Puede también estar relacionada con accidentes de trabajo, actividad física prolongada o un desgaste y desgarro crónico del tejido del hombro.

Muchas de las personas que padecen este tipo de dolor de hombro agudo suelen evitar el movimiento para evitar el dolor, pero esto conlleva a una mayor rigidez de la zona que puede causar aún más daño al realizar cualquier tipo de maniobra de movilidad.

Dolor de hombro

Tratamientos para el dolor en el hombro

Una vez que tenemos sabemos lo que significa y las causas del dolor de hombro, aquí te dejamos una lista de los posibles tratamientos efectivos y eficaces que harán que tu dolor desaparezca de manera inmediata:

  • El uso de medicamentos como ibuprofeno para paliar el dolor
  • Aplicar bolsas de hielo en la zona afectada para reducir la inflamación o para aliviar la sensación de dolor.
  • Evitar actividades que afecten a la zona del hombro.

Si estos tratamientos no fueran eficaces, y dependiendo de si el dolor aumenta, podríamos necesitar tratamientos más específicos para el dolor de hombro:

  • Fisioterapia si fuera necesaria
  • Inyecciones de corticosteroides, que es un tipo de medicación que contiene hormonas.
  • Cirugía en algunos de los casos más extremos.

Pronóstico para el dolor de hombro

Si después de aplicar algunos de los tratamientos que hemos mencionado para lidiar con el dolor de hombro aún no tenemos una mejoría de la zona afectada, deberás acudir a tu médico de cabecera para que te haga un tratamiento y un seguimiento que se adecúe a tu caso.

Algunos de los pacientes suelen tener síntomas incluso después de los 18 meses después del inicio del dolor. Si tienes algunos de los síntomas que te mostramos a continuación, deberías pensar en acudir a un médico:

  • Fiebre.
  • Imposibilidad para mover el hombro.
  • Moretones que perduren en el tiempo y no desaparezcan.
  • Calentura en la zona del hombro.
  • Dolor de hombro que persiste durante semanas aun habiendo tomado tratamientos caseros.