Dolor de ano

Uno de los dolores más incómodos que existen es el dolor en el ano, pasamos gran parte del día sentados y cuando nos duele en esta zona, ese momento de relax se convierte en una tortura que nos hace estar cambiando de posición continuamente y no nos deja descansar.

Y eso por no hablar del momento de hacer de vientre, que normalmente puede placentero y cuando sufrimos de dolores anales el wc, también conocido como trono, se puede convertir en un potro de torturas.

Los motivos más comunes que producen dolores en esta zona son desgarros o hemorroides.

En este articulo vamos a tratar de darte las herramientas para que te acerques más a conocer porque motivo te duele el ano, aunque lo mejor como en todos los casos es que cuando notes molestias acudas a tu medico que es el que te va a poder dar un buen diagnóstico de la situación y por consecuencia un tratamiento adecuado.

Problemas que causan dolor anal

Fisura anal

La piel del ano es sensible y la fisura anal que también se conoce como fisura ano rectal se produce cuando se crea un grieta en esa piel. Las forma en la que depositamos las heces tiene mucho que ver con esta afección, si son demasiado duras pueden hacer daño a esa piel y si se tiene diarrea de una forma prolongada también se pueden producir daños.

Otro de los motivos que pueden producir una fisura en el ano es hacer una tensión excesiva de los músculos del esfínter.

Lo más común es que este tipo de fisura sea superficial pero también hay algunos casos en los que es más profunda y su recuperación más complicada ya que puede llegar incluso a traspasar capas hasta llegar al musculo.

Ni que decir tiene que las personas que realizan relaciones sexuales a través del ano tienen otro factor de riesgo añadido para padecer este tipo de lesión aunque el diagnóstico más común es a causa del estreñimiento, normalmente cuando una persona estreñida consigue hacer de vientre, expulsa deposiciones muy duras y esto es lo que provoca con más frecuencia este tipo de fisura.

Cuando nos damos cuenta de que sufrimos una fisura anal es con los primeros síntomas que suelen empezar con un dolor muy fuerte en el ano que se intensifica más todavía en el momento de ir a defecar, incluso puede que a la hora de limpiarte observes que hay sangre y notes aparte del dolor, picor.

En muchos casos las fisuras anales se curan solas pasados unos días pero no está de más que acudas a tu médico en primer lugar para descartar que estemos ante otra patología más grave y que la podamos estar confundiendo, además puede darte un tratamiento para que te recuperes lo antes posible que seguramente será de algún tipo de pomada y si el dolor que sufres es muy intenso puede darte también algún tipo de analgesico para que todo el proceso de recuperación sea más llevadero.

Otra de las soluciones que suelen ofrecer los especialistas cuando el dolor es muy intenso es inyectar algún tipo de analgesico directamente en la zona afectada y combinarlo además con algún tipo de laxante para evitar que las heces duras sigan haciendo daño en la herida, pero ojo, esto como todo tiene que determinarlo un médico, porque como ya hemos comentado antes si no se controlan adecuadamente las deposiciones y se vuelven muy líquidas y continuadas también pueden provocar daños.

Ya que el estreñimiento es una de las causas de este problema hay cosas que podemos hacer en casa para prevenirlo o remediarlo en un futuro y todas tienen que ver con la alimentación:

  • Beber más agua y si te cuesta trabajo combinalo con zumos de frutas o verduras.
  • Hay que tomar muchos alimentos que sean ricos en fibra para que las deposiciones sean normales y naturales.
  • Hay alimentos que tienen un conocido efecto de estreñimiento como la bollería industrial, las comidas grasas, la zanahoria, la manzana, el plátano o el arroz.

Hay algo que puede ayudarte también a aliviar los dolores que son los conocidos como baños de asiento y que no son otra cosa que baños de agua caliente que llegue hasta la cadera y las nalgas.

Hemorroides

Hemorroides (Almorranas)

Este problema se da cuando hacemos demasiada fuerza a la hora de defecar, en ese momento todos los tejidos y venas que hay en el ano se inflaman y se produce una dolencia en el recto. Pueden aparecer en la zona interna o externa del ano.

Lo normal es que esta dolencia aparezca por tener estreñimiento, al no poder hacer de vientre correctamente tendemos a apretar para conseguirlo y esto es lo que genera esta inflamación, pero no es el único motivo, es un problema muy común en mujeres embarazadas y en su caso se produce por la presión que realiza el feto y también por la fuerza que se hace al apretar en el momento del parto. Esta demostrado que hay un poco de hereditario en las hemorroides.

Absceso en el ano

Son bolsas de pus que se generan cerca del ano y se producen porque como ya sabes las propias heces tienen bacterias y en ocasiones las mismas provocan infecciones. Lo normal es que estas infecciones se produzcan en el propio ano en la zona exterior, pero en ocasiones también se han dado casos en los que se han encontrado en el interior del conducto, cerca del colon.

Fístula

Lo que hacen las fístulas es conectar los abscesos anales con la superficie de la piel como si de un conducto se tratara. Estos tubos suelen tener pus e infecciones en su interior y producen un olor desagradable además de dolores en el ano.

Estrechez del ano

El recto y el mismo ano se pueden estrechar por varios motivos, uno de ellos es el haber recibido tratamientos para combatir el cáncer como la radioterapia, también puede ocurrir si te han transmitido alguna enfermedad de origen sexual o por más motivos.

Al ser más estrecho el conducto por el que pasan las heces, puede causar dolor.

Es posible que si sufres de dolor en el ano también estés sufriendo dolor en el estómago y te pueda interesar el articulo que escribimos al respecto.