Descubre las propiedades y beneficios del tomate

Antes de comenzar a hablar de los beneficios del tomate para nuestra salud, vamos a aclarar la pregunta que muchos nos hacemos.

¿El tomate es una hortaliza, verdura o fruta?

Se trata de una fruta, esto es así porque se considera como fruta a la parte de la planta que se forma a partir de una flor y contiene las semillas y el tomate cumple estos requisitos.

El tomate es muy utilizado en la gastronomía, sobre todo como ingrediente complementario en numerosas recetas que aporta sabor a las comidas.

Propiedades y beneficios del tomate

Principales beneficios del tomate para nuestra salud

La principal virtud del tomate es su gran contenido en antioxidantes, fundamentales para mantener una buena salud. Además, el tomate es una fuente de minerales y vitaminas para nuestro organismo. A grandes rasgos, el tomate regula el tránsito intestinal, baja la tensión arterial, mejora la vista y la piel, ayuda contra la diabetes y es bueno para combatir las infecciones. Estos antioxidantes han demostrado ser eficientes combatiendo las diferentes formas del cáncer. El tomate posee también un efecto protector contra las enfermedades cardiovasculares.

Uno de los antioxidantes que tiene es el denominado licopeno, este es muy eficaz contra el cáncer de próstata y el cáncer de vejiga. El licopeno no pierde propiedades en el proceso de transformación del tomate, por lo que ejerce su función en todos los derivados del tomate, como en el triturado por ejemplo. El licopeno además tiene un efecto de protección contra las enfermedades del corazón debido a que reduce los niveles de colesterol y de triglicéridos.

El tomate tiene una gran cantidad de vitaminas y minerales. Puede aportar hasta el 40% de la vitamina C necesaria diariamente. La vitamina C también ayuda contra el cáncer que es causado por los radicales libres. Contiene vitamina A y gran cantidad de potasio (K) que mantiene saludable el sistema nervioso, así como de hierro (Fe) que permite que no suframos anemias. Tiene un importante contenido de vitamina K, que actúa como coagulante de la sangre, por lo que ayuda en el caso de sufrir hemorragias. La vitamina A que está presente en el tomate ayuda a mejorar la visión, a prevenir el riesgo de ceguera nocturna y la degeneración macular que se produce en el ojo.

Ayuda a que el intestino esté sano, al colaborar a mantener un tránsito intestinal saludable, previene contra el estreñimiento y la diarrea. Otra propiedad del tomate es que previene la ictericia, es decir, que la piel y ojos tornen a un tono amarillento debido a la acumulación de bilirrubina resultante de trastornos hepáticos.

Elimina de forma eficaz las toxinas que se acumulan en el cuerpo. Ayuda a aliviar la diabetes, según un estudio realizado por la Asociación Médica de Estados Unidos, que ha demostrado que el consumo de tomate a diario ayuda en el caso de la diabetes tipo 2. Es beneficioso además para mantener sanos los dientes, los huesos, el pelo y la piel. La aplicación sobre la piel de tomate sirve para acelerar el proceso de eliminación de infecciones cutáneas, eliminar granos y curar quemaduras. Un beneficio sorprendente del tomate es que contrarresta el efecto del tabaco, el ácido clorogénico y el ácido cumárico, luchan contra el principal agente cancerígeno que se producen en el cuerpo al fumar, las nitrosaminas. Como hemos dicho al principio de este texto, el tomate previene las infecciones urinarias. Si se consume regularmente, también puede ayudar a disolver los cálculos biliares.

Como hemos visto, el consumo regular de tomate en todas sus formas genera múltiples ventajas para nuestro organismo, ayuda en la prevención de muchas patologías y por tanto, es muy beneficioso para muchos aspectos de nuestra salud.

Leave a Reply