Curar el dolor de garganta con limón

En ocasiones sufrimos uno de los dolores más desagradables e incómodos que es el dolor de garganta. Suele ocurrir cuando tenemos algún virus del tipo de la gripe y resfriados que suelen llegar en épocas de cambios de tiempo.

Esto es debido a que cuando nuestra amígdalas quieren defender nuestro cuerpo de agentes extraños, se inflaman para no dejarlos pasar y esto produce dolor e incomodidad.

Hay varias opciones naturales que pueden servir para curar el dolor en la garganta, pero uno de los más efectivos y fáciles de encontrar es el limón que tiene un montón de propiedades positivas. El limón es antibacterial natural y antiséptico por lo que ayuda a eliminar virus y bacterias del organismo y también a prevenir su presencia.

Dolor en la garganta

Tienen una gran cantidad de vitamina C que ayuda a fortalecer el sistema inmune. Vas a notar una mejoría por ejemplo en el malestar general, puede ayudar con la tos y a aclarar la voz.

Si preparas una mezcla con limón y haces gárgaras con ella vas a poder combatir efectivamente el dolor de garganta. La manera de hacerlo es calentar una taza de agua, pero no demasiado. Exprimimos el zumo de un limón sobre ella y como opción le ponemos también una cucharada de miel, lo removemos y hacemos gárgaras con la mezcla resultante.

Lo mejor es que lo hagas unas 4 veces al día, de este modo vas a acelerar la recuperación.

El dolor en la garganta en ocasiones no viene solo, si tienes más síntomas de gripe o resfriado, un posible remedio natural es una infusión de limón y jengibre que estamos seguros de que te va a ayudar. Calienta agua hasta que llegue a su punto de ebullición, en ese momento ponle una rodaja de jengibre, quítala del fuego y déjalo reposar 5 minutos.

Ponle para finalizar el zumo de medio limón y un poco de miel para darle dulzor.

Tomate tres tazas al día, una en cada comida principal, vas a notar gran mejoría seguro.

Hay personas a las que no les gustan nada las infusiones o que se sienten incómodas haciendo gárgaras, para ellos tenemos otra opción. En un bol ponemos una cucharada de miel y el zumo de medio limón, lo remueves bien y te va a quedar una especie de jarabe que tienes que tomar 4 veces al día.

En el caso de que te pase alguna de las siguientes cosas, debes acudir a un médico:

  • Tienes infección en las amígdalas y puedes ver pus a simple vista.
  • Si el dolor no para después de 3 días probando remedios caseros.
  • Si notas otros síntomas como, dolor de oído, no respiras bien, algún bulto en la garganta.
  • Si tienes muchas tos o expulsas flemas con sangre.

De todos modos, si tienes dudas, te recomendamos que vayas al especialista, nuestro articulo es solo informativo.

 

Leave a Reply