Dejar de fumar, ¿Qué cambios se producen en el cuerpo? ¿Cómo dejarlo?

Dejar de fumar

La cesación tabáquica (coloquialmente dejar de fumar) es el proceso de abandono del tabaquismo (adicción al tabaco). El tabaco contiene nicotina, que es una sustancia adictiva y hace que el proceso de dejar de fumar sea muy a menudo prolongado y difícil.

El tabaquismo es la principal causa prevenible de muerte en el mundo, y dejar de fumar reduce significativamente el riesgo de morir a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco, como la enfermedad cardiovascular, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el cáncer de pulmón. El setenta por ciento de los fumadores quiere dejar de fumar, y el cincuenta por ciento dice que ha intentado dejar de fumar en el último año. Se pueden utilizar muchas estrategias diferentes para dejar de fumar, incluyendo dejar de fumar sin ayuda, medicamentos como la terapia de sustitución de nicotina (TSN), bupropión o vareniclina, y asesoramiento conductual. La mayoría de los fumadores intentan dejar de hacerlo sin ayuda, aunque así sólo tienen éxito entre el 3 y el 6% de los intentos de abandono. El uso de medicamentos junto con el asesoramiento conductual aumentan las tasas de éxito, y una combinación de dos medicamentos y las intervenciones conductuales ha demostrado ser incluso más eficaces.

Como la nicotina es adictiva, dejar de fumar conduce a los síntomas de abstinencia de la nicotina, como el deseo de volver a fumar, la ansiedad y la irritabilidad, la depresión y el aumento de peso. Los métodos profesionales de apoyo para dejar de fumar generalmente se esfuerzan por combatir tanto a la adicción como a los síntomas de abstinencia de la nicotina.

En una revisión de 2007 de los efectos de la abstinencia de tabaco, se llegó a la conclusión de que “el mal humor, la ansiedad, la depresión, la dificultad para concentrarse, la impaciencia, el insomnio y la inquietud son síntomas de abstinencia que se presentan con un pico en la primera semana y hasta 2-4 semanas “.

Dejar de fumar se asocia con un aumento de peso promedio de 4-5 kilogramos después de 12 meses, la mayoría de los que se ganan dentro de los primeros tres meses de dejar de fumar.

Contenidos en este articulo

Beneficios de dejar de fumar

Después de dejar de fumar, muchos de los efectos perjudiciales para la salud del tabaco pueden ser reducidos o eliminados; los beneficios para la salud a largo plazo son:

Dentro de los 20 minutos después de dejar de fumar, hay una disminución de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca

Como dejar de fumar facilmente

Dentro de las 12 horas, los niveles de monóxido de carbono en sangre disminuyen hasta la normalidad

Como dejar de fumar sin engordar

Dentro de las 48 horas, las terminaciones nerviosas y los sentidos del olfato y gusto empiezan a recuperarse

Como dejar de fumar definitivamente

Dentro de los 3 meses, la circulación y la función pulmonar mejoran

Como dejar de fumar gratis

Dentro de los 9 meses, hay una disminución en la tos y sensación de falta de aire

Es fácil dejar de fumar si sabes como

Alrededor de 1 año, el riesgo de enfermedad coronaria se reduce a la mitad

Libro cómo dejar de fumar

Alrededor de los 5 años, el riesgo de accidente cerebrovascular ya es igual al nivel de un no fumador, y los riesgos de muchos tipos de cáncer (boca, garganta, esófago, vejiga, cuello uterino) ya han disminuido significativamente

Como dejar de fumar porros

Alrededor de los 10 años, el riesgo de morir de cáncer de pulmón se ha reducido a la mitad, y los riesgos de cánceres de laringe y páncreas también han disminuido

Como dejar de fumar foro

Alrededor de los 15 años, el riesgo de enfermedad coronaria ya ha caído al nivel de un no fumador; con un menor riesgo de desarrollar una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Consejos para dejar de fumar

Hay muchas razones para liberarse del tabaco, desde mejorar tu salud, la de los que te rodean, el aspecto de la piel, dar ejemplo a los hijos… hasta razones económicas.

Es importante que reflexiones un momento sobre lo que te proporciona el tabaco, los motivos por los que fumas y sobre qué piensas ganar dejando de fumar, es decir, sobre las razones por las que quieres dejar de
fumar y que lo anotes todo.

Deben ser motivos personales, es decir, que tengan sentido para ti. Tienes que tener esta lista a mano (Colgada en algún lugar visible, etc.). Esto te ayudará en tu decisión y también, más adelante, te servirá para mantenerte sin fumar.

Es posible que fumes para estimularte, para tener algo entre los dedos, porque te relaja, por automatismo, por placer, cuando estás triste o preocupado, por darte un respiro, por necesidad, etc. Reflexiona sobre las razones que hacen que sigas fumando. Valora también los beneficios que quieres conseguir dejando de
fumar. Te puede interesar conocer las razones para dejar de fumar comentadas por otras personas, pero está claro que las mejores razones son las tuyas, tus motivos personales.

Si hace tiempo que fumas, no te desesperes. Calcula cuántas veces has hecho el gesto de encender un cigarrillo:

Cigarrillos al día x 365 días que tiene el año x Años fumando = Las veces que has encendido un cigarro

Reflexiona sobre lo que podrías ahorrarte. Calcula cuánto gastas al día, según la cantidad y el precio del tabaco que fumas. ¿Con este dinero te podrías pagar algún capricho?.

Es normal que tengas miedos y dudas, y que pienses que es difícil conseguirlo. Quizás piensas que no tienes fuerza de voluntad, que ahora no es el momento adecuado de dejar el tabaco o que de algo hay que morir. En el Libro 50 mitos del tabaco, puedes leer los comentarios de otras personas que se planteaban dejar de fumar.

Si tus razones para dejar de fumar pesan más que las razones para continuar fumando, ¡Anímate y prepárate para dejarlo!. No conocemos a nadie que se haya arrepentido de haber dejado de fumar y, en cambio, sí hay muchas  personas que se han arrepentido de no haberlo hecho a tiempo. Ni nada ni nadie puede hacerlo por ti. Piensa en todo lo que ganarás cuando dejes el tabaco.

Fíjate una fecha, si es posible, durante las próximas cuatro semanas. A esta fecha la llamaremos Día D,
tu primer día sin fumar. Procura que sea un día en que hacerlo sea más fácil para ti porque o bien estás
más relajado (en fin de semana, durante las vacaciones) o bien estás más distraído (en un día laborable, etc.).

Comunica tu decisión a tu pareja, a los amigos y/o a las personas que te rodean, y considera este Día D
como inaplazable.

Anticípate a las dificultades. Tómate un tiempo para conocer por qué fumas y en qué situaciones lo haces. Desde hoy y hasta la fecha que te has marcado como Día D, te proponemos algunos pequeños ejercicios que pueden ser de ayuda durante este periodo de preparación.

  • Lee la lista que has escrito en el paso anterior, con las razones por las que quieres dejar de fumar.
  • Guardatela muy cerca para que la puedas releer en cualquier momento. Dejar de fumar no es una acto único; ni todos los cigarrillos se fuman por la misma razón ni en la misma circunstancia; ni tampoco tienen el mismo valor. Conocer cuándo y por qué fumas te ayudará a poder desarrollar una estrategia de deshabituación más correcta. Hay situaciones que “Invitan” a fumar, puedes ir pensando en buscar alternativas para evitarlas o para afrontarlas.
  • Mientras te preparas para dejar de fumar, con la intención de que seas más consciente de las situaciones en que fumas y para ayudar a conseguir que fumar deje de ser una conducta automatizada, te aconsejamos que hagas una serie de ejercicios. En el paso anterior has podido comprobar que, en muchas ocasiones, fumas de forma automática, sin necesidad; y que, en otros, el hecho de fumar está asociado a situaciones o actos cotidianos. Te proponemos que hagas estos ejercicios de desautomatización durante los días previos a dejar de fumar para disminuir el número de cigarrillos.

Deja de fumar… El día D ha llegado

Como has podido comprobar, con el registro de cuándo y por qué fumas y con los ejercicios de desautomatización de estos días previos, fumar es una conducta que has repetido muchas veces y que está asociada a diversas situaciones que sin el tabaco te pueden parecer no satisfactorias e incluso extrañas. Si llevas tiempo fumando, dejar de fumar requiere iniciar un proceso en lo que tienes que aprender a realizar actividades cotidianas sin el tabaco, es un proceso en el que tienes que deshacer el camino que has recorrido hasta ahora, se puede decir que tendrás que aprender a “desaprender”.

¡Hoy es el Día D! Concéntrate en la idea siguiente: «HOY no voy a fumar». Y evita pensar que nunca más volverás a fumar. Preocúpate sólo el día de hoy.

Durante el primer período, tu estado nervioso y la tensión por cualquier cosa puede que aumenten. Esto se produce por la falta de nicotina. Necesitarás la ayuda y el apoyo de tus amigos y la familia.
A muchas personas les ha ayudado evitar las situaciones en las que habitualmente fumaban y tirar los objetos relacionados con el tabaco. Te aconsejamos que hagas hucha con el dinero que ya no gastas
en tabaco. Puedes regalarte algo. A partir de hoy, te proponemos que vayas registrando circunstancias positivas del día a día que tengan relación con dejar de fumar.
La falta de nicotina (síndrome de abstinencia nicotínica) puede producir diversas molestias que pueden
durar algunos días e incluso, semanas, según cada persona, y que también pueden tener una forma
diferente.

¡Mantente Fuerte!

¡Felicidades, lo estás consiguiendo!. Mantenerse sin fumar es una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu salud.
Debes saber que al dejar de fumar se suele producir un pequeño aumento de peso de tres o cuatro kilogramos. Seguir algunos consejos básicos de alimentación saludable y algunos sobre ejercicio físico te puede ayudar a evitar o limitar este incremento de peso.

Razones para dejar de fumar

  • Tu olfato mejorará y podrás saborear mejor los alimentos.
  • Tendrás la piel más limpia e hidratada y se retrasará el envejecimiento.
  • Tus dientes cobrarán blancura y tu aliento, dejará de oler a tabaco.
  • Tendrás más energía y estarás más ágil para andar y subir escaleras. Tu rendimiento físico mejorará.
  • Tendrás un aspecto más sano y no olerás a tabaco.
  • Respetamos los derechos de las otras personas, especialmente los de tu familia. Serás un buen ejemplo para tus hijos/as.
  • Tu casa y tu coche estarán más limpios y no olorán a tabaco.
  • Como ya no compras tabaco, tendrás un gasto menos. podrás ahorrar dinero y gastarlo en cosas más gratificantes.
  • Conseguiremos más libertad y te sentirás más satisfecho de ti mismo.
  • No perjudicarás, con el humo del tabaco, a los que te rodean.
  • Podrás dar una alegría a tu pareja, a tus hijos/as y/o los padres, etc.
  • ¡Tus besos no tendrán gusto de ceniza!

Motivos de salud

  • Podrás vivir más años y los podrás vivir con más calidad.
  • Te mejorarán la evolución, los síntomas y el pronóstico si tienes alguna enfermedad establecida.
  • Te mejorará la circulación de la sangre.
  • Podrás respirar mejor, tendrás menos resfriados y reducirás las posibilidades de sufrir una bronquitis.
  • Te cansarás menos.
  • Se reducirán las posibilidades de tener un ataque al corazón o una embolia o de sufrir algún tipo de cáncer.

Si estás embarazada

  • Tendrás un bebé saludable.
  • Durante el embarazo y el parto, disminuirán la posibilidad de complicaciones.
  • Evitarás poner en riesgo la salud de tu futuro bebé.

Ejercicios para dejar de fumar

  • Retrasa cada vez más el primer cigarrillo de la mañana (de 10 en 10 minutos).
  • Cambia de marca de cigarrillos después de cada paquete.
  • Rechaza todos los cigarrillos que te ofrezcan. Comenta los amigos que estás disminuyendo el consumo para que en los próximos días quieres dejar de fumar.
  • Guarda o retira el paquete de tabaco después de cada cigarrillo.
  • Después de cada calada deja el cigarrillo en el cenicero.
  • Fuma con la otra mano.
  • Cuando hagas alguna actividad manual habitual como escribir, telefonear, etc., no fumes.
  • Levántate inmediatamente después de comer, sin encender el cigarrillo, y comienza enseguida otra actividad.
  • Trata de no inhalar el humo del cigarrillo o inhala sólo cada dos o tres veces que haces una calada.
  • Evita las situaciones que están muy asociadas al consumo de tabaco.
  • Respira profundamente tres veces antes de encender un cigarrillo.

Escoge tres situaciones en las que a partir de hoy te comprometes a no fumar de ninguna manera, bajo ningún concepto:

  • En la cama
  • Conduciendo
  • Mirando la televisión
  • Leyendo
  • En tu sofá preferido
  • Para ahogar el hambre (en estos casos, puedes beber agua, comer fruta o tomar un caramelo sin azúcar)
  • Durante una conversación con unos conocidos o unos compañeros
  • Cuando otras personas fumen delante de ti
  • Durante el horario laboral
  • Mientras esperas para comer o cenar

Recomendaciones para afrontar los primeros días

  • Haz limpieza de tu ropa y ventila la casa y el coche para disfrutar de un aspecto fresco y renovado a partir de hoy, sin olor a humo.
  • Los primeros días no te levantes con el tiempo justo. Levántate con tiempo, un cuarto de hora o media hora antes de la hora habitual.
  • Dúchate con agua tibia y termina la ducha con agua fría, para relajarte.
  • Desayuna con tranquilidad.
  • Comienza el día utilizando los pulmones. Llena de aire y no de humo los pulmones.
  • Pon en práctica alguna técnica de relajación. Te servirá en momentos de dificultades para relajarte.
  • Bebe mucha agua y zumos de fruta naturales. Si son envasados que no tengan azúcar.
  • Elimina temporalmente el consumo de bebidas alcohólicas, ya que esto reduce el autocontrol; y también el de café o el de cualquier otra bebida con la que acostumbrabas a acompañar el tabaco.
  • Come con moderación, evita comidas abundantes y no compres cosas para picar (Patatas chips, frutos secos, etc.).
  • Puedes tener en la boca o masticar algo bajo en calorías como zanahoria, manzana, chicles o caramelos sin azúcar.
  • Practica algún deporte adaptado a tus posibilidades: caminar, por ejemplo, puede ser una actividad física excelente.
  • Después de comer o de cenar no te quedes sentado: quita la mesa, lávate las dientes, sal a dar una vuelta …
  • ¡Distraete! Mira una película, lee un libro, escucha música, sal con los amigos, haz ejercicio, pasea, etc.
  • Si tu pareja fuma, pídele que no lo haga ante ti. intenta salir con amigos que no fumen o que no lo hagan ante ti.
  • En el trabajo, si puedes, procura aliviar durante algunos días tu agenda.
  • Para evitar pensar en el tabaco, procura estar ocupado con alguna actividad que guste.

En los momentos más difíciles… Pon en práctica alguna técnica de relajación. Mira el reloj y espera que pase un minuto, la ansiedad habrá desaparecido. Distraete, bebe un vaso de agua o un zumo. Puedes picar algo que sea bajo en calorías. No te desanimes, estos momentos serán cada vez menos intensos y cada día se presentarán de forma más espaciada. Las ganas de fumar no son eternas.

Piensa en los beneficios que estás a punto de conseguir! No busques excusas del tipo POR fumar un cigarrillo NO PASA NADA Ya que volverás a tener ganas de fumar y, en poco tiempo, fumarás igual o más que antes.

Consejos para el síndrome de abstinencia

Deseo intenso de fumar

  • Mira el reloj y espera que pase un minuto. Comprobarás que pasa en seguida y que después el deseo de fumar desaparece (no se va acumulando).
  • Piensa que este deseo será cada vez menos intenso y menos frecuente.
  • Mantente ocupado, distraete.
  • Bebe agua.
  • Mastica chicle sin azúcar o algún alimento bajo en calorías.
  • Practica alguna técnica de relajación. Respira profundamente varias veces.

Irritabilidad y dolor de cabeza

  • Detente y reflexiona sobre la situación en que te encuentras.
  • Dúchate o báñate.
  • Practica alguna técnica de relajación.
  • Evita tomar café, bebidas con cafeína o el alcohol.

Estreñimiento

  • Haz una dieta rica en fibras
  • Bebe mucha agua

Dificultad de concentración

  • No te exigen un alto rendimiento en los primeros días después de dejar el tabaco.
  • Evita las bebidas alcohólicas.

Aumento del apetito

  • Evita comidas alimentos ricos en calorías (pastelería y el alcohol).
  • Si picas entre horas, que sea una manzana, una zanahoria, un chicle sin azúcar, etc.
  • Aumenta la actividad física.
  • Bebe mucha agua y zumos sin azúcar.
  • Cocina la comida a la parrilla, al horno, hervido o la plancha.

Desórdenes del sueño

  • Evita tomar café o bebidas con cafeína.
  • Toma leche caliente o infusiones de tila o similar para ir a dormir.
  • Aumenta el ejercicio físico; camina.
  • Practica alguna técnica de relajación, escucha música relajante, toma un baño…

Desánimo

  • Mantente activo.
  • Evita la soledad.
  • Haz cosas que te apetezcan.
  • Practica deporte.
  • Aumenta las horas de sueño.

Ejercicios de relajación

Cómo relajarse de forma sencilla

  • Sentado cómodamente, procura que la espalda esté recta y relajada.
  • Mira el reloj.
  • Inspira profundamente y lentamente.
  • Retén el aire el máximo tiempo posible, siendo el aire en los pulmones y sacanlo muy lentamente.
  • Repite este ejercicio varias veces.

Relajación

La respiración abdominal es la forma de respirar innata a la naturaleza del ser humano. Si centramos nuestra atención en esta respiración, simplemente debemos dejar que siga el ritmo natural. Si observamos un niño mientras duerme, podemos ver el mejor ejemplo de respiración natural o abdominal. Su respiración fluye fácilmente, como las ondas de mar.

Técnica

  • Busca un lugar tranquilo, aislado del ruido, con temperatura suave y luz tenue. si no es posible aislarte del ruido, utiliza una música de fondo suave y monótona.
  • Ponte ropa cómoda, con los pies descalzos y abrigados.
  • Ponte boca arriba sobre una superficie cómoda, sin cruzar los pies ni los brazos.
  • Cierra los ojos, concéntrate en el sonido que provoca tu inspiración. Aíslate del resto de imágenes o de pensamientos.
  • Coge aire (inspiración); deja que el aire entre lentamente. Coloca la palma de la mano sobre la barriga (abdomen) o la boca del estómago para sentir cómo sube suavemente hacia arriba.
  • Deja salir el aire (expiración) por la boca o por la nariz, de forma pausada y natural.
  • Nota como el abdomen recupera su estado natural. Durante la espiración la barriga se mete hacia dentro.
  • Tanto la inspiración como la espiración deben ser suaves y ligeras. sólo alguna vez, si lo necesitas, puedes hacer una inspiración más profunda.
  • La respiración debe ser cada vez más lenta.
  • Imagínate ahora una escena que te guste mucho, tanto si te ha pasado realmente como si se trata de una fantasía y procura que tu visualización sea lo más vivida posible. Disfrútalo tanto tiempo como quieras.
  • Para finalizar, inspira profundamente y rellena completamente los pulmones.
  • Repite esta operación cinco veces.
  • Abre los ojos lentamente y espera unos minutos antes de levantarte.

Consejos básicos de alimentación saludable

  • Haz una dieta variada y evita comidas copiosas.
  • Repartir la alimentación en cinco comidas al día.
  • Aumenta el consumo de aquellos alimentos ricos en fibra alimentaria (frutas, verduras y hortalizas).
  • Toma de 2 a 3 piezas de fruta al día.
  • Reduce los alimentos con más calorías (grasas animales, azúcares refinados, repostería, pasteles, helados, etc.). Estos alimentos aportan muchas calorías y pueden hacerte ganar peso.
  • Reduce el consumo de alcohol y el de café ya que muchos fumadores lo asocian al tabaco. El alcohol, además, reduce la voluntad para mantenerse sin fumar y aporta unas calorías adicionales.
  • Deberías ingerir de 1,5 a 2 litros de agua diarios (también pueden ser infusiones). Esto te daría sensación de saciedad y comerás menos.
  • No piques entre las comidas. No compres alimentos de picar, como patatas fritas, cacahuetes, aceitunas. Es la mejor forma de evitar la tentación.
  • Evita cocinar alimentos fritos o con grasa excesiva. Utiliza formas de cocción sencillas: al vapor, la plancha, el grill, el horno, el microondas, etc.
  • Cocina carnes y pescados a la papillote. Así se cuecen con el propio jugo, sin Hubo que añadir grasas.
  • Las salsas se pueden preparar con yogur desnatado rebajado con zumo de limón. Se debe batir bien y queda una crema suave y baja en calorías que también se puede enriquecer con hierbas aromáticas.
  • Evita las salsas comerciales.

Consejos sobre ejercicio fisico

El ejercicio físico moderado y regular presenta indudables ventajas para los ex fumadores y para las personas que quieren dejar de fumar.

  • Ayuda a consumir calorías y, por tanto, a mantener el peso ideal.
  • Normaliza los niveles de colesterol y de tensión arterial.
  • Es una distracción que hace que no pienses tanto en el tabaco.
  • Es relajante. Se elimina la tensión y, por tanto, la ansiedad que produce el no fumar. Te hará estar menos irritable.
  • Produce sensación de bienestar. Ayuda a sentirse bien y mejorar el estado de ánimo.

Practica algún deporte adaptado a tus posibilidades. Por ejemplo, caminar es una actividad física excelente. Habría que empezar caminando entre 15-30 minutos. Aumenta progresivamente el tiempo que caminas a medida que lo toleres mejor. Tienes que caminar con una intensidad que te permita hablar sin
ahogarte. No sirve pasear despacio ni detenerse a mirar escaparates. tienes de mantener un ritmo uniforme.

  • Prueba de andar en compañía de otra persona. Esto hará el paseo menos aburrida, te ayudará a mantener el ritmo y te dará motivación. debes mantener un ritmo que te permita hablar con tu acompañante.
  • De momento evita aquellos deportes que requieran demasiado esfuerzo (el squash, por
    ejemplo) ya que podría ser que el organismo aún no estuviera preparado y puede ser peligroso.
  • La práctica de ejercicio debe ser habitual y rutinaria; debe intentar que sea todos los días a la misma hora. Es una parte más de tu tratamiento, tan importante como la alimentación o la medicación (en caso de que tengas prescrita alguna).
  • Hacer deporte en grupo (gimnasia, tenis, natación, fútbol sala, etc.) puede ser beneficioso, pues es más divertido y aumenta la motivación. Tienes que tener la precaución de no intentar seguir a toda costa el ritmo de las personas que están más en forma.

No hay un tipo idóneo de actividad física para todos. cada uno puede encontrar el que mejor se adapte a sus necesidades. en algunos casos se pueden hacer actividades deportivas, en otros se pueden sumar varias actividades de la vida diaria. lo más importante es mantener la constancia y la regularidad para garantizar una buena forma física.

Cómo prevenir una recaída

  • Evita las situaciones de riesgo.
  • Distráete y recuerda los motivos que tienes para dejar de fumar.
  • Cambios de comportamiento: Relajación y respiración, actividad física, espera hasta que pase el deseo, etc.
  • Planea recompensas / premios para no recaer.
  • No hay que caer nunca en la tentación de decir «Un cigarrillo y basta».
  • Busca apoyo.

¿Y si me fumo un cigarro?

Probablemente te sentirás mal. Recuerda que un resbalón (fumar un cigarrillo) no es lo mismo que recaer. Has podido comprobar que eres capaz de vivir sin fumar.
No te desanimes. Analiza por qué has fumado esta cigarrillo y si ha valido la pena. Aprende de la experiencia para salir reforzado y mantener tu abstinencia. Los resbalones son una parte de todos los procesos de aprendizaje. no se ha interpretarse como un fracaso.

Trata de aprender de los errores, observa donde ha sido el error (exponerte demasiado a la tentación, no haber tenido un minuto para relajarte, un pensamiento derrotista, una excusa, etc.) y decide qué deberías hacer para evitar que vuelva a ocurrir en el futuro.
Reafirmate en tu decisión de seguir sin fumar. Revisa tus razones, revisa la lista de los beneficios de no fumar, recuerda la mejora que estás experimentando, recuerda que las dificultades van disminuyendo con el tiempo … y, si necesitas ayuda, no dudes en solicitarla de nuevo.

¿Y si vuelvo a fumar?

  • No pienses que es un fracaso: Las recaídas forman parte del proceso de abandono de las sustancias adictivas como la nicotina. Cada intento es un paso adelante hacia el objetivo que te has propuesto.
  • Analiza los motivos de la recaída: Donde se ha producido, con quien estabas, qué pensamientos y sentimientos tenías… Aprender de los errores te proporcionará información para controlar situaciones futuras.
  • Si reconoces el problema, te ayudará a solucionarlo: ¿Cómo te has sentido fumando? ¿Pasó lo que esperabas? ¿Vas sentirte mejor o peor? ¿Se resolvió el problema? ¿Probaste otras maneras de solucionarlo?
  • Anímate a hacer un nuevo intento al poco tiempo: Actualiza los motivos personales para dejar el tabaco, habla con personas que te puedan ayudar. si has estado un tiempo sin fumar, ya sabes que puedes vivir sin tabaco.
  • Remonta la autoestima: Las fluctuaciones de la motivación son normales. Haz actividades gratificantes. Considera y descarta el consumo esporádico de cigarrillos.

No te rindas, ¡inténtalo de nuevo!   Si necesitas ayuda, consulta con algún profesional sanitario.


One Response

  1. melissain2 febrero 6, 2017

Leave a Reply